El presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha pedido este martes a San Isidro, en el día del patrón de Madrid, que a su «gran amiga» Cristina Cifuentes, «le vaya bien en la vida». Lo hace apenas tres semanas después de que la ex presidenta madrileña dimitiera tras el escándalo de su máster y la publicación de un vídeo de hace siete años en el que aparece hurtando en un supermercado.

«Pido al santo en relación a todos mis amigos, y Cristina (Cifuentes) es una gran amiga, que les vaya bien en la vida», ha expresado Garrido ante los medios de comunicación a su llegada a la Pradera de San Isidro antes del comienzo de la misa.

El presidente madrileño pide «respeto» para Cifuentes «para empezar una nueva vida»

Ángel Garrido ha recordado que la expresidenta regional «ha dejado todas sus responsabilidades políticas», por lo que «es una ciudadana más», para quien ha pedido «respeto para poder empezar una nueva vida como lo haría cualquier ser humano».

Preguntado por si ha hablado con la expresidenta del PP madrileño tras su dimisión, ha eludido la pregunta y ha señalado que «todo» lo que habla es «de carácter personal», por lo que no comentaría sus conversaciones con Cifuentes. También ha pedido al Santo que le ayude en la «responsabilidad» que le «queda», así como trabajo «para todos y cada uno de los madrileños que no lo tienen», ya que «esa es la primera condición para ser un hombre feliz».

Respecto a la situación del PP de Madrid, Ángel Garrido ha indicado que «lo más lógico es utilizar todos los recursos» de los que disponga la formación, y ha añadido que tanto Pío García-Escudero como Juan Carlos Vera «son los mejores para este tiempo complejo».

«No es un año de transición ni de interinidad»

«No es un año de transición, ni de espera, ni de interinidad, sino un año de vértigo y de hacer cosas», afrontando los retos que tienen los madrileños, ha asegurado Garrido, quien también ha adelantado que hará algún «anuncio», aunque habrá que esperar al jueves.Ha prometido a los madrileños «un año de trabajo intenso» desde el primer día hasta el último, seguramente con «aciertos» y «errores».

«Yo no voy a bajar la guardia ni a trabajar menos simplemente porque algunos quieran que éste sea un año que se deje pasar. Al contrario, va a haber muchas cosas y muy importantes para todos», ha subrayado. Al ser preguntado si considera que la dirección nacional está aplicando el artículo 155 en el PP de Madrid, ha respondido que no lo cree así y que lo que se está haciendo en el PP de Madrid es «algo muy razonable».

«En un momento de crisis y de complicaciones, parece que lo más lógico es que se utilicen todos los recursos que se tienen, incluidas también las personas», ha agregado. Ha estimado que, en estos momentos, «lo lógico» es que la Presidencia del PP de Madrid y la Presidencia de la Comunidad estén encabezadas «por personas distintas», al tiempo que ha apuntado que Pío García Escudero y Juan Carlos Vera son «los mejores que podemos tener en este tiempo, que es complejo», al frente del PP de Madrid.