El Metro de Madrid contará desde el próximo lunes con control de aforo en las estaciones más concurridas de la red, para que se bloquee el acceso a los viajeros cuando se produzcan aglomeraciones, primero de forma manual y más adelante con una aplicación informática que bloqueará los tornos, tal y como ha anunciado este miércoles el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado

El dirigente de Ciudadanos ha afirmado que se ha a instalar un peaje en el que se encuentren 49 vigilantes, que restringirán el acceso en las estaciones más concurridas de la red, como Atocha, Avenida de América, Sol o Nuevos Ministerios, entre otras, ante la progresiva reactivación de la actividad económica.

El consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid y presidente de Metro, Ángel Garrido, dio a conocer ayer esta medida en la videoconferencia mantenida este martes con los Reyes para informarles de las medidas puestas en marcha por el suburbano madrileño durante la crisis del coronavirus.

Ante la posibilidad de que Madrid pase el próximo lunes, día 25, a la Fase 1 del plan de desescalada diseñado por el Gobierno, se estima un aumento en el número de usuarios, por lo que Metro contempla que pueda haber mayor acumulación de personas en algunos puntos.

Por ello, Garrido ha comentado que a partir de la próxima semana, «se podría cerrar temporalmente alguna estación en caso de que se produzca una saturación de viajeros», informa Metro en un comunicado.

Desde el lunes, el suburbano madrileño ha desplegado un dispositivo de supervisión de afluencia de pasajeros a medida de que la actividad económica ha ido reactivándose y hay un mayor uso del transporte público.

Metro trabaja en el diseño de un mapa con el aforo de cada estación por franjas de tiempo para fijar un dispositivo de control automatizado, de tal modo que se limitaría el acceso en caso de que se rebase el número máximo de personas establecido, informa Europa Press.

Garrido ha puesto al tanto a don Felipe y doña Letizia de otras medidas recogidas en el plan de contingencia para afrontar la desescalada, como las señalizaciones para mantener las distancias y la exhibición de carteles sobre el uso de mascarillas, obligatorio en el transporte público desde el pasado día 4.

Los Reyes de España han trasladado un mensaje de «reconocimiento, gratitud y apoyo» a la compañía y a sus trabajadores por el esfuerzo desarrollado durante la crisis con el fin de «garantizar un servicio básico y de calidad y que también ha servido de escaparate para la ciudad de Madrid», añade la nota.

Garrido ha señalado que este año se esperaba un récord histórico de viajes, con una estimación de 691 millones, pero debido a la pandemia, se calcula que rondará los 379 millones, lo que supondría un descenso del 45 por ciento.

Además del presidente de Metro de Madrid, en la videoconferencia han participado la consejera delegada, Silvia Roldán, la responsable del Servicio de Gestión Operativa, Raquel Calvo, y uno de los jefes de sector de la Línea 1 del suburbano, Marcelino González.