Sin experiencia política previa pero sobradamente preparado. El extraordinario curriculum del professore Giuseppe Conte ha impresionado tanto que lo han sometido a un escrutinio severo. Conte, de 54 años, propuesto a primer ministro de Italia por el Movimiento 5 Estrellas y la Liga Norte, infló el CV que publica la Cámara de Diputados con estudios de verano en la Universidad de Nueva York, de los que esta entidad no tiene constancia, según ha comprobado The New York Times.

Con este curriculum Conte, catedrático de Derecho Civil, se presentó al Consejo de Presidencia de la Justicia Administrativa en 2013, logró la plaza y estuvo hasta febrero de 2018. En este documento puede leerse que «perfeccionó y actualizado sus estudios» en la Universidad de Nueva York durante varios veranos en estancias de un mes desde 2008 a 2012.

Según ha comprobado Jason Horowitz, corresponsal en Italia de The New York Times, en el centro educativo «no tienen registrado a nadie con el nombre de Giuseppe Conte ni como estudiante ni como miembro de la facultad». Horowitz ha publicado un tuit sobre sus investigaciones en relación con el aspirante a primer ministro de Italia.

El líder del Movimiento 5 Estrellas, Luigi di Maio, y Matteo Salvini, de la Liga, propusieron al presidente Sergio Mattarella que fuese Giuseppe Conte, un novato en política cercano al Movimiento 5 Estrellas a quien Di Maio ya había presentado en su propuesta de gabinete previa a las eleccciones.

Estos dos partidos populistas y euroescépticos alcanzaron la semana pasada un pacto para gobernar la tercera economía del euro. El partido de Di Maio fue el más votado en las elecciones del 4 de marzo, y la coalición de centro derecha, de la que formaba parte la Liga, logró incluso más sufragios pero ninguna formación tenía la mayoría suficiente.

«¿Un descuido? Puede ser. Pero no me doy por vencido», habría dicho Conte a un amigo, según informaciones del Corriere della Sera. Sin embargo, Mattarella quería un candidato intachable, en caso de que no fuera un político, y Conte ya no lo es.

Lejos de ser una práctica puramente española, el caso de Conte demuestra que no sólo Cristina Cifuentes, ex presidenta de la Comunidad de Madrid, o el popular Pablo Casado han caído en la tentación de adornar su trayectoria académica. Hasta lo más excelso de la intelectualidad italiana tiene debilidad por enaltecer sus ya prolijos estudios, sobre todo, en este caso con el nombre de universidades extranjeras de prestigio.

En Nueva York parece que Conte habría pasado algunos veranos de estudios, pero sin registrarse formalmente en la Universidad. Según un intercambio de correos con un profesor de este centro, habría estado como invitado de algún académico, y habría utilizado la biblioteca o servicios del centro.

El presidente italiano, Sergio Mattarella revisa el contrato de Di Maio y Salvini, que ha hecho saltar las alarmas en Europa. A su vez, Mattarella tiene la última palabra sobre la composición del gabiente. A pesar de que los dos partidos siempre han sido muy críticos con los primeros ministros técnicos, apuntaron a Conte como denominador común, tras descartar que ninguno de ellos fuera jefe del gobierno. Ahora vuelve a estar sobre la mesa el nombre de Di Maio.

También es confusa la alusión a sus estudios jurídicos en Viena, en el International Kulturinstitute. No existe este centro. Lo que sí existe es el Internationales Kulturinstitute, una escuela de idiomas, según confirma en un tuit la periodista Jeanne Perego. Efectivamente el Internationales Kulturinsitute ha señalado que no imparte estudios de leyes sino de lenguas. En uno de sus CV, el que puede verse en la web de la Asociación de especialistas en Derecho Civil, se especifica que Conte ha cursado en Viena una especialización en leyes.

Otra imprecisión se refiere a que habría sido elegido para formar parte del Social Justice Group, ligado a la Unión Europea, pero no se ha encontrado ningún órgano similar. A principios de los años 2000 sí había un colectivo de profesores de varias universidades europeas llamado Social Justice in European Private Law, según publica La Repubblica.

Además de estas incorrecciones sobre sus estudios, los medios italianos han recordado cómo Conte defendió en 2013 a una familia que pretendía que los tribunales permitieran que su hija, aquejada de una enfermedad gravísima, pudiera recurrir al método Stamina, un protocolo en fase experimental ideado por Davide Vannoni, considerado peligroso por la comunidad científica mundial.

Estas dudas sobre Conte, junto a su falta de experiencia, y a las sospechas de que pudiera actuar como una marioneta al servicio de Di Maio y de Salvini parece que han hecho que el presidente italiano tenga serias dudas sobre su candidatura. Quien el martes parecía al menos reunir a su favor un curriculum intachable es el miércoles un académico que ha abrillantado su curriculum poco creíble como primer ministro en tiempos de convulsiones políticas y económicas.

Di Maio vuelve a tener opciones, y a cambio Salvini colocaría a Giancarlo Giorgetti como ministro de Economía. Paolo Savona, la primera opción en Economía, ha dejado un rastro anti euro difícil que no es del gusto de Mattarella ni de la UE.  Pero en Italia lo que es realidad hoy, mañana quién sabe.