La Fiscalía General de Schleswig-Holstein ha solicitado la entrega del ex presidente catalán Carles Puigdemont a España ante el Tribunal Regional Superior de esa región del norte de Alemania por los cargos de rebelión y alteración del orden público.

Por otro lado, también se ha conocido este martes que el tribunal de la región de Schleswig-Holstein rechazó la orden de detención contra Carles Puigdemont, solicitada por la Fiscalía, al no ver «mayor riesgo de fuga» en el estado actual de los procedimientos.

De momento, falta por conocer si la Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein, compuesta por los jueces Martin Probst, Matthias Hohmann y Matthias, decidirá finalmente la entrega a España del líder independentista por dichos delitos. Este tribunal tiene de plazo para decidir si cumplimenta la euroorden cursada por la justicia española hasta el próximo jueves.

En un informe remitido a los fiscales alemanes el pasado mes de abril, el magistrado del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, les dio la opción de enmarcar la declaración unilateral de independencia de Cataluña y el referéndum ilegal del 1-O en los delitos de rebelión, sedición y también conspiración para la rebelión.

El instructor del procés abría así la posibilidad a que en caso de que la Audiencia de Schleswig-Holstein no apreciara el concepto de violencia entregara a Puigdemont por sedición; un delito que exige de un alzamiento público y tumultuario para impedir por la fuerza o fuera de las vías legales “la aplicación de las leyes, el ejercicio legítimo de la autoridad o el cumplimiento de acuerdos o resoluciones administrativas o judiciales”. O incluso calificar los mismos hechos -recalcó el juez del Supremo- como una tentativa de violencia en la conspiración para la rebelión.