La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha retirado del diario de sesiones del pleno la acusación de «cobardes» que en varias ocasiones ha dirigido Miriam Nogueras, del PDeCAT, al resto de parlamentarios, después de la negativa de la diputada a hacerlo como le había pedido el PP.

En el pleno de presupuestos, Nogueras ha centrado en el conflicto catalán su intervención sobre las cuentas del departamento de sanidad, porque, según ha dicho, no le resultaba «fácil» hablar de presupuestos «teniendo delante a los máximos responsables del daño que se le está haciendo a Cataluña«. «A los independentistas y no independentistas, porque su incapacidad y su mala leche la estamos pagando todos», ha afirmado, la diputada nacionalista.

Ha cuestionado que les «ofenda» su «lacito» amarillo, las «cajitas» y los resultados de las elecciones autonómicas del 21 de diciembre y que, sin embargo, callen, «cobardes, frente a la violencia de los fascistas que en el nombre de España fueron el lunes a la playa de Canet a agredir a ancianos que llevaban lacitos».

Y ha añadido: «Y callan, cobardes, callan ustedes también frente a las amenazas de bombardear Cataluña y cervecerías alemanas del impresentable de Losantos». Tras estas afirmaciones, el diputado del PP Carlos Floriano le ha rogado sin éxito que retirase del diario de sesiones la palabra «cobardes».

Ante la negativa de Nogueras, la presidenta del Congreso ha advertido de su deber de velar «en todo momento» por el buen nombre de la Cámara y, por eso, ha decidido retirarla ella, porque «están dirigidas a todas sus señorías».