Política PODEMOS

Iglesias descarta dimitir tras la consulta del chalet: "Mi obligación es seguir al frente"

"Tomo nota del mensaje del 30% por ciento de inscritos que no nos han apoyado. No han sido días fáciles", señala Iglesias

logo
Iglesias descarta dimitir tras la consulta del chalet: "Mi obligación es seguir al frente"
Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias. EFE

Resumen:

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha publicado una carta abierta a sus inscritos en la que confirma su continuidad al frente del partido, pese a los resultados de la consulta convocada tras la polémica compra del chalet de 660.000 euros, en los que un tercio de los votantes piden al dirigente su dimisión. El líder de Podemos descarta de este modo dimitir tras la importante contestación interna y se compromete a liderar el partido para todos los inscritos, los que le apoyaron y los que no. «Mi obligación es seguir al frente de Podemos».

«Con más de 128.000 apoyos que representan casi el 70% de los participantes en la consulta más numerosa de nuestra historia, mi obligación es seguir al frente de Podemos y representar dignamente tanto al 70% que me apoya como al 30% que querría otro secretario general. Lo asumo con más ilusión y también con más madurez que nunca«. «Tomo nota del mensaje del 30% por ciento de inscritos que no nos han apoyado. No han sido días fáciles para nosotros, pero tampoco para la gente de Podemos», ha señalado Iglesias en la misiva, publicada en las redes sociales.

El líder de Podemos culpa a la opinión pública de «convertir un asunto privado en un debate público nacional y en un debate interno», pese a que fue Iglesias quien convocó de forma unilateral la consulta, ejerciendo la potestad que le otorga la Secretaría general. «Nos hemos enfrentado al más poderoso de los adversarios, la casi total unanimidad de la opinión publicada, que ha sido capaz de convertir un asunto privado en un debate público nacional y en un debate interno», ha defendido en las redes.

La consulta convocada por Iglesias y Montero generó duras críticas dentro del partido, al considerarla una utilización de las bases de Podemos para refrendar una decisión personal. Pero el secretario general de Podemos vuelve a sacar pecho de la consulta, que ha sumido al partido en una campaña interna la misma semana de la detención del ex ministro Eduardo Zaplana, de la condena al PP por la Gürtel y de la moción de censura de Pedro Sánchez.

«Ante el desafío a nuestra credibilidad, en el momento de mayor intensidad del cuestionamiento sobre nosotros, hemos respondido dando la cara y asumiendo la rendición de cuentas permanente como mecanismo democrático». «Cometo errores y seguramente los seguiré cometiendo, pero nadie podrá decir que nos aferramos al cargo o que nos escondimos ante la crítica. Creo humildemente que hemos vuelto a demostrar que somos distintos», ha proseguido. .

«A partir de hoy, cada vez que la coherencia de un líder político sea cuestionada, el mecanismo revocatorio estará en la mente de todo el mundo. Hace años nadie hacía primarias en España y hoy hasta los partidos más conservadores las tienen que asumir. Las consultas revocatorias deben también normalizarse. La elección para un cargo público o de partido no debe ser un cheque en blanco».

La única referencia velada a la autocrítica la hace Iglesias en el último de sus párrafos, donde reconoce haber dado «armas al adversario» y dice haber «tomado nota de todo ello».  «Entre las obligaciones de un dirigente de Podemos no sólo está ser honrado, sino también evitar dar armas al adversario. Quien hace política debe saber que sus reglas son injustas (especialmente si eres de Podemos) y que muchas decisiones personales legítimas pueden ser sometidas, justamente o no, al escrutinio público. Cuando eso ocurre no sólo debemos dar la cara, también debemos tomar nota. Y he tomado buena nota de ello. Toca seguir y esforzarnos para ser mejores y estar así más cerca de ganar y cambiar nuestro país».