Política

Iglesias y Montero anunciaron el plebiscito sin consultar a la ejecutiva de Podemos

"Las bases deciden si quiere que sigan Iglesias y Montero con su hipoteca y su manera de ser", dice Echenique

logo
Iglesias y Montero anunciaron el plebiscito sin consultar a la ejecutiva de Podemos
Pablo Echenique y Noelia Vera este lunes en la rueda de prensa tras la ejecutiva de Podemos.

Pablo Echenique y Noelia Vera este lunes en la rueda de prensa tras la ejecutiva de Podemos. EP

Resumen:

La última consulta a las bases de Podemos -casi medio millón de afiliados- vuelve a poner en el foco el personalismo del partido. Pablo Iglesias e Irene Montero, secretario general y portavoz parlamentaria de la organización, tomaron de la decisión unilateral de someter su liderazgo a votación tras la polémica compra del chalet de 660.000 euros en la sierra de Madrid. Los dos máximos responsables de la formación anunciaron este sábado un plebiscito en el que ofrecen dos opciones: o respaldan su liderazgo y avalan la operación inmobiliaria, o dimiten y dejan sus cargos. El anuncio llegó sin consulta alguna. No ha sido hasta este lunes, dos días después, cuando la ejecutiva ha debatido esta decisión.

“La iniciativa parte de la portavoz y el secretario general y hoy lo hemos debatido en el Consejo de Coordinación -ejecutiva- y todo el mundo está de acuerdo en esta consulta”, ha señalado el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, en rueda de prensa tras la reunión, a la que, según ha especificado, no han acudido todos los miembros de la cúpula del partido. “El secretario general tiene capacidad de convocar una consulta, pero añado que hoy se ha debatido en la ejecutiva y a todos les ha parecido bien. Ha habido debate del asunto en cuestión”, ha intentado justificar poco después Echenique.

Preguntados sobre autocrítica interna que se ha hecho tras la compra del chalet, la coportavoz de la Ejecutiva, Noelia Vera, ha zanjado el debate señalando que “la autocrítica es la consulta” porque “lo más coherente es defender que nuestros cargos están a disposición de nuestras bases”. La pregunta a la que se someterán los inscritos no hace referencia alguna al debate que se abrió en Podemos sobre la coherencia de la compra y el discurso que el partido ha mantenido en este sentido. El motivo, ha señalado Echenique, es que “la Asamblea ciudadana de Podemos -las bases- tiene la capacidad de nombrar cargos del partido y revocarlos pero no tiene capacidad sobre los modos de vida de la gente”. A esto ha añadido que “hubiera sido muy raro que la pregunta hubiera tocado esos temas”.

Las bases deciden si quiere que sigan Iglesias y Montero con su hipoteca y su manera de ser”, dice Echenique

En este sentido, Echenique ha especificado que “se pregunta a las bases si quieren que sigan Pablo Iglesias e Irene Montero con lo que son: con su hipoteca, con su manera de ser, de entender la política y su forma de querer cambiar este país. Preguntar otra cosa no hubiera tenido excesivo sentido”.

El debate se generó por la posible incoherencia por la compra de Montero y de Iglesias, que años antes había criticado una operación similar del ex ministro de Economía Luis de Guindos.El motivo de la consulta, ha defendido el dirigente “es porque hay quien ha suscitado dudas sobre la legitimidad de Pablo Iglesias y de Irene Montero y hay incluso quien ha sugerido que las bases de Podemos no quieren que sigan siendo cargos públicos”, de manera que “lo que se ha decidido es preguntar a las bases de Podemos qué piensan.

El argumento de ‘no se puede liderar un partido de izquierda y tener un Iphone’ es un argumento un poco cuñado

Podemos trata de cerrar el debate sobre la coherencia discursiva de sus líderes, y Echenique ha justificado que “incoherencias tenemos todos”. “Esta tablet tiene coltán y se saca de minas en países en conflicto en África. ¿Esto nos invalida como fuerza política? El argumento de ‘no se puede liderar un partido de izquierda y tener Iphone es un argumento un poco cuñado”. “Todo el mundo vivimos incoherencias personales”, ha insistido. “Lo que no es normal es que la presuntas incoherencias personales aparezcan en los medios de comunicación una semana”. Vera ha defendido que “no hay incoherencia aquí” aunque “en todo caso se admite que hay un debate sobre la decisión”