No tendría porqué hacerlo, de hecho, hace un año, con la moción de censura de Pablo Iglesias, Moncloa mantuvo el suspense hasta el último momento. Esta vez no parece que Mariano Rajoy vaya a jugar al despiste si damos por buenas las palabras del portavoz del PP, Pablo Casado, al apelar a la intervención  de su jefe de filas en defensa de inoportunidad de la moción que defenderá el líder del PSOE el próximo jueves.

Así lo ha dicho en rueda de prensa al expresar su «confianza» en que la posición «que tenga el presidente a nivel parlamentario sea muy firme, explique los motivos por los que los españoles nos dieron su confianza hace dos años y la ausencia de motivos para acabar con una legislatura en un momento delicado tanto a nivel territorial como económico».

Todos los partidos han hablado de la celebración, este jueves y viernes, del debate de la moción anunciada por Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy tras la sentencia de al primera etapa de la Gürtel, que si bien sólo condena al PP por partícipe a título lucrativo por la campaña de las locales en Pozuelo y Majadahonda de 2003, cree acreditada la existencia de la «caja b» y cuestiona la credibilidad del testimonio de Rajoy.

«Irresponsable, incoherente e injusta»

«Irresponsable», «incoherente» e «injusta» han sido los tres calificativos que el portavoz popular ha elegido para calificar la moción. Irresponsable «porque pone en duda la estabilidad», incoherente porque «no esperan al fallo de una resolución (de Gürtel) que sea firme» ni, tampoco, a las de los asuntos que el propio PSOE tiene en los tribunales como los Ere o las dudas respecto a la financiación del partido en Valencia.

Además «injusta, no hacia este partido, sino hacia los españoles porque no puede ponerles en manos de independentistas y batasunos, hacerlos rehenes de Puigdemont y de Otegui». «Cabría solo esta vía -ha agregado- que le apoyaran para echar del Gobierno a la persona que ganó las elecciones dos veces seguidas, al partido que lidera la respuesta institucional al mayor desafío territorial». En definitiva, «cambia a Rajoy por Puigdemont y Otegui» a lo que ha agregado que «los proyectos políticos se miden en las urnas y no en los tribunales si no hay una responsabilidad directa».

Cree que si el PSOE gana la moción, «la legislatura habrá concluido» y, si la pierde, «lo que habrá concluido, según ha dicho Iglesias, es el futuro de Sánchez». En ese caso dice confiar en que Gobierno y PP vuelvan a tener la colaboración con el PSOE que permitió la investidura de Rajoy sin desdeñar el respaldo de los socialistas a la aplicación del 155.