Fue un ejercicio de adivinación, o quizá no tanto. Podemos registró días antes de la celebración de las pruebas en una categoría de la OPE de la sanidad pública vasca varios nombres de opositores que obtendrían la plaza para el área de anestesiología del Hospital Universitario de Alava (HUA). La formación morada ha revelado hoy que el pasado 11 de mayo, una semana antes de que se celebrara la prueba, su secretario general, Lander Martínez, dejó por escrito, con nombres y apellidos, y ante notario la identidad de varias de las personas que obtendrían las plazas de anestesista que se habían convocado para el mayor centro sanitario público de Alava. Esta mañana la formación morada ha mostrado el acta notarial en la que se concluye que acertó y ha quedado demostrado que las personas que citó efectivamente superaron la prueba y obtuvieron la plaza.

La formación ha querido denunciar de este modo el proceso de oposición que se inició el pasado 12 de mayo y que ofrece 3.335 plazas en 67 categorías. Se trata de la Oferta Pública de Empleo más elevada jamás realizada en la sanidad vasca. Considera que con este acta notarial, que ha puesto a disposición de todos aquellos aspirantes que quieran denunciar la convocatoria, queda acreditado que existieron filtraciones sobre el contenido de las pruebas y que las preguntas de algunas de las pruebas se hicieron llegar a determinados aspirantes.

Ha detallado que tres de los nombres que se dieron ante notario rozaron la máxima puntuación posible. Sobre los 100 puntos posibles, el primero de los nombres aportados ante el notario logró 97, el segundo 95 y el tercero 92. Los tres son trabajadores del HUA. Existen más predicciones sobre otras especialidades y que no se darán a conocer hasta que no se hagan públicos los resultados de la pruebas. Podemos ha calificado lo sucedido como una muestra más de la «corrupción de baja intensidad» que se practica en Euskadi y cómo aún pervive el «enchufismo de los amigotes».

La denuncia de Podemos se suma a la que también hace EH Bildu, quien hoy ha presentado un dossier elaborado por el sindicato LAB en le que se aportan los resultados de diez especialidades sobre las que recaen sospechas de que también se hayan celebrado bajo la filtración de su contenido a determinados opositores. Así, el informe destaca que en especialidades como Cardiología, 22 candidatos obtienen la máxima puntuación posible, 100 puntos, muy por delante del resto de aspirantes y muy por encima de la puntuación final. De igual modo, sucede con determinados opositores en la especialidad de Medicina Digestiva. Por todo ello, EH Bildu ha exigido al Gobierno vasco que paralice el proceso de oposición hasta que se pueda esclarecer la limpieza de las pruebas.

Por ahora el departamento de Salud ha decidido no paralizar la OPE, si bien ha abierto un expediente informativo. En una nota señala que no consta hasta el momento ninguna denuncia «fundamentada» sobre las posibles irregularidades. El expediente abierto hace referencia a la denuncia presentada por el miembros de un tribunal de Angiología y Cirugía Vascular que denunció posibles filtraciones en el contenido de las pruebas de la OPE. Tanto Podemos como EH Bildu y el PP han presentado preguntas referidas a la limpieza de la convocatoria para que sean respondidas por el consejero de Salud, Jon Darpón, durante el pleno de control que se celebrará el viernes en el Parlamento Vasco.