Más de 100.000 personas han participado en la cadena humana en favor al derecho a decidir que ha unido hoy las tres capitales vascas y que partiendo desde San Sebastián ha concluido ante las puertas del Parlamento Vasco. A lo largo de casi 202 kilómetros decenas de miles de personas se han unido para reclamar el derecho de autodeterminación en una iniciativa impulsada por la plataforma Gure Esku Dago (Está en nuestra mano).

En la iniciativa han participado representantes del PNV y EH Bildu, así como de ERC, la CUP, Omnium Cultural y ANC. En Bilbao ha participado la plana mayor del PNV, con su presidente, Andoni Ortuzar a la cabeza, así como la Ejecutiva al completo del partido y los principales cargos institucionales de la formación, como los tres alcaldes de las capitales vascas y los diputados generales de las tres diputaciones forales.

En Guipúzcoa EH Bildu ha apoyado la iniciativa con el resplado de dirigentes como Arnaldo Otegi o la portavoz en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte. En San Sebastián, al paso de la cadena humana han participado representantes de la política catalana, como el diputado de ERC, Gabriel Rufián, o la presidenta de la ANC, Elizenda Palizie.

Durante el recorrido, que ha sido retransmitido con un amplio despliegue por parte de la radio y televisión pública vasca, se han reservado varios de sus tramos para reivindicar otras cuestiones, como la libertad de los “presos políticos” en Cataluña, el apoyo a los condenados por la agresión de Alsasua a dos guardias civiles y sus parejas o el apoyo a las reivindicaciones feministas.

A la finalización de la cadena se ha leído un manifiesto titulado  “Pacto Ciudadano” y elaborado con aportaciones ciudadanas en defensa del derecho a decidir. El documento se remitirá tanto al Parlamento Vasco -cuya presidenta, Bakartxo Tejería, ha participado esta mañana en la cadena- así como a la Cámara foral de Navarra.

La cadena humana por el derecho a decidir es la segunda ocasión en la que se lleva a cabo tras la realizada en 2014. En aquella ocasión enlazó Durango (Vizcaya) con Pamplona. Entonces también participaron representantes de EH Bildu y en menor medida del PNV. Hace cuatro años Andoni Ortuzar y Joseba Egibar fueron los rostros jeltzales más significados. En la edición de esta mañana la dirección del PNV ha movilizado a todos sus altos cargos políticos e institucionales.

El momento político que se vive en Euskadi habría reforzado el deseo del PNV de apuntalar su perfil más soberanista. Las últimas decisiones, apoyar los presupuestos del PP y respaldar a Sánchez, habían dejado de lado el discurso más soberanista de la formación. A ello se suma el debate abierto en el Parlamento Vasco para la aprobación de un nuevo estatuto y que por ahora, con la aprobación del texto borrador del preámbulo y el título preliminar, tan sólo ha contado con el apoyo de PNV y EH Bildu. La inclusión del derecho a decidir y el reconocimiento de la “nacionalidad vasca” ha impedido recabar el respaldo del resto de partidos.