Uno de ellos formó parte del comando de ETA que asesinó al dirigente socialista vasco, Fernando Buesa y su escolta, Jorge Díez el 22 de febrero de 2000. El otro, integró el comando que colocó una bomba contra una discoteca en Navarra y el tercero de ellos, cumple condena por pertenencia a banda armada. Diego Ugarte, Roberto Lebrero y Xabi Agirre son los tres rostros de miembros de ETA que en los últimos días han aparecido en numerosas pancartas y carteles colocado en el barrio Judimendi de Vitoria a modo de antesala al acto de homenaje que a ellos y al conjunto de presos de la banda se había convocado para las fiestas de San Juan de este barrio vitoriano.

El revuelo y rechazo suscitado entre las asociaciones de víctimas, partidos, la Ertzaintza y la delegación de Gobierno y el anuncio del Ayuntamiento de Vitoria de llevar el caso a la Fiscalía ha hecho que finalmente el pasacalles haya sido retirado. La asociación vecinal de Judimendi anunció ayer por latarde queretiraba el acto, programado para mañana  y que había sido previamente publicitado en el programa de fiestas editado por la Asociación de Vecinos de Judimendi. El programa -que cuenta con publicidad del Ayuntamiento de Vitoria- en cuyo panfleto se incluye una perfil de los tres terroristas y en los que en ningún caso se hace referencia a su pertenencia a ETA.

Así, en el caso de Diego Ugarte, quien además de por el atentado contra Buesa y Díez también cumple condena por la colocación de un coche bomba dirigido contra el diputado general de Alava, el popular, Ramón Rabanera, se recuerda que este vecino del barrio siempre ha mostrado un firme “compromiso por la lucha”. Se apunta que se tituló en filología inglesa, formación con la que llegó a dar clases de inglés en la misma ikastola en la que cursaban sus estudios el entonces lehendakari, Juan José Ibarretxe. En el breve perfil presentado por la Asociación de vecinos se señala a continuación, sin explicar por qué “tuvo que escapar y alejarse de nosotros”. De igual modo, sin mayor detalle, se apunta que tres años después, y tras la comisión del atentado, fue detenido en Bélgica en el año 2003 y desde entonces permanece en prisión. Actualmente cumple condena en la cárcel de Granada “a 761 kilómetros de casa”.

La asociación, que ha retirado el pasacalles, incluye un perfil de los tres etarras, sin referencias a ETA ni la causa de sus condenas

Respecto a los otros dos terroristas, de los que al igual que de Ugarte se insta a los vecinos a “contar su historia”  a los vecinos, “no queremos una fotografía de ellos sino que estén en Judimendi”, se apunta, también se obvia su pertenencia a ETA y las causas de sus condenas. De Xabier Agirre se subraya su “compromiso” con “multitud de luchas”. Se añade que en 2006 fue detenido -por actos de kale borroka- y tras cumplir seis meses de condena “se vio obligado a huir”. Volvió a ser arrestado en Bélgica en 2011. Actualmente está preso en la cárcel de Ocaña “a 460 kilómetros de casa”.

Por último, sobre Roberto Lebrero se evita recordar que fue condenado por la colocación de una bomba en la discoteca ‘Universal’ de Lakuntza (Navarra), que quedó destruida y para lo cual maniataron al guarda, el 28 de septiembre de 2001. Se detalla que tras cursar Magisterio se vio “forzado” a dejar sus estudios y “con sólo 22 años se vio obligado a huir”. Fue detenido en 2001.

Un acto de “humillación”

Ayer el sindicato mayoritario de la Ertzaintza, ErNE, denunció el acto programado y exigió a la delegación del Gobierno en Euskadi y al Ejecutivo vasco que prohíban la celebración del homenaje programado. En una nota el sindicato policial recordó a quien fuera su compañero, el escolta Jorge Díaz, asesinado en el atentado dirigido contra Fernando Buesa. Para ErNE es “un insulto y una ilegalidad” que “humilla a las víctimas” que se pueda celebrar un acto de estas características. Señala que supone un “enaltecimiento del terrorismo” ante el que “no podemos mirar hacia otro lado”. También la Fundación Fernando Buesa había denunciado ayer la aparición de estos carteles y la programación del pasacalles en recuerdo y apoyo de los presos de ETA.

El sindicato Erne de la Ertzaintza, la Fundación Fernando Buesa, el PP y Covite instan a prohibir el acto

De igual modo, desde el Ayuntamiento de Vitoria se aseguró que tras conocer la utilización de una parte de la subvención concedida para la celebración de las fiestas que recibe esta asociación vecinal, se procederá a buscar los medios para recuperarla. “No puede ser que con dinero público se haga apología del terrorismo. Si hay posibilidades legales les vamos a retirar la subvención”, ha asegurado hoy el teniente alcalde del consistorio vitoriano, Peio López de Munain. El cargo socialista ha anunciado además que abrirán un expediente para investigar lo sucedido y que pondrán los hechos en conocimiento de la Fiscalía.

También el PP se ha pronunciado en contra de la celebración de este homenaje y ha reclamado a la delegación del Gobierno del País Vasco que prohíba la celebración del acto. Esta será una de las primeras decisiones que deberá adoptar el nuevo delegado del Ejecutivo en Euskadi, Jesús Loza, nombrado la semana pasada en sustitución de Javier de Andrés.

Desde el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco se ha denunciado la celebración del pasacalles que para el próximo viernes estaba previsto celebrar en el barrio vitoriano para honrar a los presos de ETA. Covite ha advertido a la asociación vecinal que si lleva a cabo el homenaje interpondrá una denuncia ante la fiscalía por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas.

Ha última hora de la mañana desde la Asociación  de Vecinos de Judimendi se han desmarcado del contenido de la publicación que emiten. También aseguraron que se retira el polémico pasacalles del programa de actos previsto para mañana.Han señalado que en ella diferentes colectivos del barrio publican contenidos dentro de su derecho a la libertad de expresión yde los que no se hacen responsables. Ha pedido disculpas por si alguien se hubiera sentido ofendido y han mostrado su solidaridad con “todas las víctimas”.