La candidata a la presidencia del PP María Dolores de Cospedal anima a su adversario Pablo Casado a que proteste formalmente ante la Comisión Organizadora del Congreso extraordinario popular las «zancadillas» y «presiones» que dice estar recibiendo en la carrera sucesoria. Casado se ha reafirmado este jueves en esa denuncia en declaraciones a la prensa, donde ha subido el tono de su crítica hasta tal punto que no descarta dejar la política si su candidatura no resulta ganadora.

La todavía secretaria general, aunque sin funciones políticas, ha señalado que si precisamente pide algo a los suyos es que «no tensionen ni presionen ni creen heridas que luego no se pueden cerrar». Al tiempo que apela a la unidad y fortaleza del partido como el primer paso para volver a la presidencia del Gobierno.

Todos los candidatos han desfilado este jueves por la sede nacional del PP para reunirse con los representantes de Nuevas Generaciones, a los que tanto Cospedal como Soraya Sáenz de Santamaría, han ofrecido, si presiden del PP, a incorporar a su líder en el comité de dirección, el sanedrín semanal de los pesos pesados del partido.