El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha rechazado que los policías puedan desfilar uniformados en la manifestación del Orgullo Gay 2018 porque «no puede hacer una particularidad» con este colectivo. No obstante, ha dicho que estudiará si es posible modificar la normativa sobre esta cuestión siempre que se «guarde el respeto al uniforme».

En una entrevista en la Cadena Ser recogida por Europa Press, Grande-Marlaska ha reconocido la labor y valentía de diferentes plataformas como LGTBIPOL, que agrupa a policías y guardias civiles partidarios de que se permita desfilar a agentes con su uniforme reglamentario en la manifestación del Orgullo Gay 2018 en Madrid.

«Compromiso personal»

«No es una lucha sólo de las personas que somos LGTB», ha comentado el ministro, que ha subrayado su «compromiso personal» para garantizar la seguridad con respeto a la diversidad de todos. En este sentido, ha recordado que no existe una regulación de uso del uniforme fuera de la jornada laboral y que esto ha llevado a dilemas, por ejemplo, cuando se ha usado para manifestaciones donde se han reivindicado mejoras salariales.

Grande-Marlaska se ha mostrado partidario de desarrollar una norma «guardando el respeto al uniforme». Por ahora, ha subrayado, «no puede hacer una particularidad porque no hay marco normativo para hacerlo». «Pero tienen mi reconocimiento pleno a lo que implica por la diversidad», ha añadido, defendido la importancia en la lucha contra los delitos de odio con respaldo de la Policía y la Guardia Civil.