Fátima Báñez no va a estar en nada «porque no quiero quitar ningún sitio a ningún compañero que ha venido trabajando bien». «Trabajaré con compromiso y lealtad desde ahí (el escaño) para el  presidente y la portavoz». Así explicaba a El Independiente su negativa a presidir ninguna comisión parlamentaria del Congreso de los Diputados, algo que sí ha aceptado el ex ministro Íñigo Méndez de Vigo que, como Báñez apoyó a Santamaría en su carrera al liderazgo del PP. Méndez de Vigo presidirá la de Educación. Asimismo, el ex titular de Hacienda Cristóbal Montoro, hará lo  propio en Economía y Empresa y Rafael Catalá ira a la de Interior.

Maroto había anunciado «una integración sin precedentes»

Esta tarde se ha reunido el líder popular, Pablo Casado, con sus grupos parlamentarios del Congreso y del Senado para repartir las responsabilidades en ambas Cámaras, que se han estado negociando hasta poco antes del arranque de la cita, a las 5 de la tarde. A la misma ha acudido Sáenz de Santamaría, aunque en el momento en que accedían al encuentro los fotógrafos y las cámaras ha salido de la sala. A la entrada, el nuevo vicesecretario de Organización Javier Maroto, anunciaba que se iba a dar «una integración sin precedentes».

Y es que el ex coordinador general de Génova Fernando Martínez Maillo será uno de los portavoces adjuntos del PP en el Congreso, equipo al que se incorpora también uno de los diputados que formó la «guardia de corps» de Casado y estuvo en el origen de su candidatura, el canario Guillermo Mariscal, además de la valenciana también «pablista», Belén Hoyo.

Asimismo, María Dolores de Cospedal presidirá la comisión de Exteriores en el Congreso, lo que le otorga pasaporte diplomático y rango casi de representación de la Cámara Baja.

En el Senado ha saltado la sorpresa, porque si bien Casado descabalgó al histórico Javier Arenas de la secretaría general del Grupo en esta Cámara, seguirá formando parte del Consejo de Dirección del mismo, al igual que el vasco Iñaki Oyárzabal, al que propusieron el pasado miércoles integrarse en el organigrama popular y terminó desestimando la oferta al no haber un acuerdo global. Además, el andaluz Antonio Sanz será presidente de la comisión de Interior de la Cámara Alta.