Los reyes, junto con doña Sofía, han presidido esta tarde la recepción a la sociedad balear en el Palacio de la Almudaina de Palma, a la que han asistido alrededor de 450 personas y que ha estado marcada por las dos concentraciones que ha habido en el exterior del edificio a favor y en contra de Felipe VI.

Como ha ocurrido desde el relevo en la Corona en 2014, don Felipe y doña Letizia han querido mostrar su cercanía y compromiso con el archipiélago con un acto en el que la representación institucional ha estado encabezada por la presidenta autonómica, la socialista Francina Armengol, informa Efe.

Una vez más, han rechazado la invitación del jefe del Estado los cargos políticos de Podemos y de MÉS, las formaciones que dan apoyo al Gobierno autonómico.

El presidente del Parlament balear, Baltasar Picornell, de Podemos; el del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat; y el alcalde de Palma, Antoni Noguera, ambos de MÉS, son las principales autoridades que no han asistido al acto.

En el exterior del palacio, a un lado y otro de la catedral, se han situado los manifestantes, unos convocados por la Asamblea Soberanista de Mallorca en favor de «los presos y exiliados políticos» catalanes y del derecho a decidir, y los otros por Sociedad Cívica Balear en apoyo del rey.

Ambos colectivos han coreado gritos a la llegada de los reyes a la explanada de la Almudaina, sin que se hayan registrado incidentes.