Cataluña | Política

Portazo del Govern a Sánchez: se niega a pactar las actuaciones sobre los lazos amarillos

Miembros de Cs retiran lazos amarillos de Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

Miembros de Cs retiran lazos amarillos de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). EFE

La Generalitat se niega a pactar con el Gobierno de Pedro Sánchez las actuaciones sobre la puesta o retirada de lazos amarillos en las vías y espacios públicos. Pese a que el Ejecutivo, a través del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, había propuesto que el tema se tratase en la Junta de Seguridad que coordina a las fuerzas de seguridad autonómicas y nacionales, la Generalitat ha cerrado la puerta a esa opción.

En una carta firmada por el consejero de Interior, Miquel Buch, el político de Junts per Catalunya acepta que se reúna la Junta pero sólo para tratar temas como la coordinación antiterrorista o la integración de los Mossos d’Esquadra en los organismos europeos. Sobre los lazos y su gestión, Buch insiste en que el asunto es competencia exclusiva de la Generalitat y de los propios Mossos.

«La seguridad ciudadana y el orden público en Cataluña son competencias exclusivas de la Generalitat que se ejercen mediante los Mossos, así como la función de autoridad gubernativa de acuerdo con la normativa vigente», dice el texto. La propuesta del Gobierno se había explicitado después de varios episodios de tensión generados por la puesta y retirada de lazos, y especialmente por la amenaza de multas a quienes los retirasen verbalizada por el presidente Quim Torra, que calificó estas actitudes como ataques a la libertad de expresión.

Tras ello, los Mossos d’Esquadra comenzaron a identificar a todos aquellos ciudadanos que retirasen o modificasen lazos amarillos, exponiéndolos a multas. Ejemplo de esto ha sido el incidente protagonizado este fin de semana por el periodista y escritor Arcadi Espada, que junto a varios amigos fue identificado por los Mossos cuando pintaban con spray rojo sobre un lazo amarillo colocado en una rotonda de Ametlla de Mar. El alcalde de la localidad, de ERC, publicó la noticia en Twitter llamando a Espada y sus amigos «bichos».

Este lunes, sin embargo, se ha conocido que la Fiscalía Superior de Cataluña ha comenzado a investigar estas identificaciones, tras la denuncia interpuesta por el movimiento Impulso Ciudadano.

Lejos de rectificar, Buch en su carta fortalece la posición del Govern y vuelve a insistir en la misma idea que el presidente Torra, que aseguró que hay «grupos violentos» organizados en Cataluña retirando lazos, entre los cuales hay según su versión miembros de la Guardia Civil. Buch recuerda esa información, y lo hace para conminar al Estado a tomar las «medidas disciplinarias» que considere oportunas.

Comentar ()