La «carta a los Reyes Magos» que Pablo Iglesias ha llevado a su cita de este jueves con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido convenientemente rebajada por Moncloa, para quien se «han apuntado varias líneas de negociación y generalidades» sobre los Presupuestos Generales del Estado para el año que viene «que hay que concretar». Compartiendo la satisfacción de la reunión, fuentes gubernamentales se han mostrado mucho más prudentes que el líder del partido morado, quien ha comparecido ante la prensa para afirmar que «ha sido un buen comienzo». Tanto, que ha vaticinado acuerdo presupuestario para el mes de octubre con la voluntad de «cogobernar paralmentariamente» con el Ejecutivo hasta el fin de la legislatura, en 2020.

Iglesias, de vuelta a la primera línea política tras una parón de dos meses tras el nacimiento prematuro de sus hijos, Leo y Manuel, ha llegado con un amplio listado de peticiones, que van desde la educación y la vivienda de alquiler a la fiscalidad pasando por la Memoria Histórica, aunque acuerdos, lo que se dice acuerdos, han sido, de momento, escasos.

Museo de la Memoria Democrática

En este punto, Iglesias ha afirmado categórico que se retirará la medalla y la pensión a Antonio González Pacheco​, alias «Billy El Niño», policía del franquismo al que ha se ha referido como «torturador». El jefe del Ejecutivo y el líder de Podemos también han acordado la creación de un «Museo Estatal de la Memoria Democrática», a semejanza de los que existen en Chile o Argentina.

Eso a pesar de que ha calificado de «desafortunado» el vídeo grabado con motivo del 40 aniversario de la Constitución, conocido hoy, en que dos ancianos que lucharon en bandos contrarios en la Guerra Civil hablan con normalidad de su edad y de la familia. Para Iglesias eso sería impensable, por ejemplo, en Alemania «con una persona que vistió el traje de rayas de los campos de concentración y el otro el del ejército nazi», aunque lo ha rebajado a la categoría de anécdota.

El Gobierno también se ha comprometido a firmar el tratado de prohibición de armas nucleares, derogar el voto rogado y a estudiar el reconocimiento de Palestina como Estado independiente, pero con respecto a otras materias «hay que atar cabos» y «afinar muchas cosas», apuntan en el Ejecutivo. En cambio, en educación quieren adelantarse a las exigencias del propio Iglesias, de modo que este viernes en el Consejo de Ministros «se aprobarán ya medidas para revertir los recortes en materia educativa» además de otras que afectan a la pobreza infantil.

Iglesias ha reconocido haber hablado «mucho» sobre fiscalidad, aunque sin acuerdos concretos. El líder de Podemos sólo ha detallado las «intenciones» de su partido, que se centran en reducir el IVA a productos de primera necesidad y escalonar las cuotas de autónomos en función de sus ingresos.

Reunión de dos horas

Sánchez ha recibido a Iglesias poco antes de las cinco y media de la tarde y, tras un saludo afectuoso entre ambos líderes, han posado sonrientes para los fotógrafos en las escalinatas del Palacio de la Moncloa. El líder de la formación morada ha calificado de «buena» su relación con el jefe del Ejecutivo y expresado explícitamente su voluntad de que la legislatura se agote mediante la conformación de «mayorías parlamentarias estables».

Sin embargo, y tras reiterar que «hay feeling» entre ambos, cosa que no siempre ha sido así, «lo fundamental son los acuerdos y ahora estamos más cerca que ayer de conseguir un pacto para los Presupuestos» que, en todo caso, necesita sumar de más votos de la Cámara para poder superar el trámite parlamentario. Eso obliga a Sánchez a bascular entre las exigencias de Podemos y las de otras formaciones conservadoras como el PNV, sin olvidar que necesita también del apoyo de los independentistas. Y mucho antes, sacar adelante el techo de déficit, cuestión aún empantanada porque el PP puede vetarlo a su paso por el Senado, donde tiene mayoría absoluta.

Tras recordar Iglesias que «con 84 diputados no se puede gobernar», Iglesias está a favor de «llegar a 2020 porque eso se puede traducir en medidas buenas para la gente» al tiempo que quiere hacer valer su peso parlamentario, dado que sólo le distancian del PSOE 13 diputados si se suma a los valencianos de Compromís.

Sánchez e Iglesias ya mantuvieron un encuentro «privado» en Moncloa a mediados de junio para tratar sobre la posibilidad de sacar adelante iniciativas legislativas conjuntas. No obstante, la reunión de hoy es la primera oficial que celebran desde que Sánchez llegó a la Presidencia del Gobierno y se produce pocos días después de que Iglesias se haya incorporado a la actividad política tras dos meses de retiro temporal en los que se ha dedicado al cuidado de sus hijos.