La apelación a la libertad definida por textos de Carme Forcadell, Jordi Cuixart, Josep Rull, Jordi Turull, Oriol Junqueras, Jordi Sánchez, Jordi Turull, Dolors Bassa y Raül Romeva ha sido la protagonista del acto «institucional» de la Diada junto a la Llama del Canigó. Un acto organizado por el Govern y la presidencia del Parlament en el que no ha participado ningún partido de la oposición, ni C’s, ni PSC, PP o los Comunes, aunque socialistas y CatEC sí han participado en el acto de entrega de la Meda del Parlament a la Asociación de Maestros Rosa Sensat, que ha precedido a la «Marcha por la Libertad» auspiciada por Quim Torra y Roger Torrent.

Decenas de personas han acompañado el trayecto entre el Parlament y el Palau de la Generalitat con el que han pretendido simbolizar la unidad de ambas instituciones gritando consignas a favor de los presos políticos. «Ni un paso atrás», «independencia» o «Puigdemont, nuestro president» han sido los otros lemas que han acompañado a los miembros del Govern y de los partidos independentistas en el trayecto, en el que han coincidido con una marcha de antorchas con destino al Fossar de las Moreres.

Todos los partidos no independentistas han denunciado el sectarismo del acto organizado por el Govern y teóricamente el Parlament, aunque lo cierto es que los miembros de la Mesa y la Junta de Portavoces que no pertenecen al bloque independentista no fueron consultados ni informados de nada. El cartel de la Diada, con cuatro barras cubiertas por esparadrapos para simbolizar una supuesta censura a los catalanes, ya encendió las iras de la oposición, que hoy ha confirmado su plante al acto. Sí ha participado, en la Plaza Sant Jaume, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

PNV y la ultraderecha europea en la Diada

Sí ha acudido, por contra, el PNV, necesitado de reconciliarse con el PDeCat tras la brecha abierta este verano por la visita del lendakari Iñigo Urkullu a Oriol Junqueras en prisión. El presidente del partido, Andoni Ortuzar, ha llegado a Barcelona para participar junto a los partidos independentistas en los actos institucionales y en la ofrenda a los mártires de 1714 en el Fossar de les Moreres. Ortuzar cerrará mañana el programa con una visita a los políticos presos del PDeCat para completar el desagravio a los líderes de la antigua Convergencia, tradicionales socios del nacionalismo vasco.

Los actos de la Diada también cuentan con representantes de los partidos nacionalistas y en algunos casos xenófobos que se han convertido en aliados del independentismo catalán. Es el caso de la Liga Norte, representada por el eurodiputado  Mario Borghezio, que se ha manifestado en repetidas ocasiones en favor de la independencia de Cataluña. Así como representantes de los nacionalistas flamencos de Vlaams Belang y el irlandés Aitheantas Eire.

La Llama del Canigó

El acto ha tenido como principal novedad el uso de la Flama del Canigó (Llama del Canigó) un símbolo que nunca se había asociado a la Diada, pero que el Govern ha incorporado este año para ejemplificar una «marcha de la luz» en favor de los líderes independentistas encarcelados por la organización del 1-O.

Torra y Torrent ha encabezado esa marcha, que ha recorrido el trayecto desde el Parlament hasta el museo del Born, donde se ha izado la senyera ante la formación de gala de los Mossos d’Esquadra, para llegar después a la Plaza Sant Jaume. Allí se ha completado el acto institucional con actuaciones musicales como la de Lluís Llach o Roger Mas o Judit Nedderman, acompañadas por imágenes de las cargas policiales durante el 1 de octubre intercaladas con imágenes de los líderes independentistas en prisión y los fugados. Todo ello con las apelaciones la libertad como eje argumental.