Esquerra Republicana no secundará la apelación al diálogo «dentro del marco legal vigente» pactada por el PDeCat y los socialistas en el Congreso, una moción que debe votarse mañana y que presumiblemente será rechazada por no contar con el apoyo de los republicanos. El Grupo de Esquerra en el Congreso ha anunciado esta tarde su rechazo a la propuesta, aunque no ha concretado si votará en contra o se abstendrá, después de que la CUP emitiera esta mañana un duro comunicado en el que acusaba a los ex convergentes de intentar «pactar en los despachos» una traición a la «voluntad popular».

«En democracia se debe poder hablar de todo. El límite es el respeto a los derechos fundamentales y a los principios democráticos. La ley es mutable y no puede ser el argumento para limitar el diálogo. No daremos apoyo a la moción y trabajaremos por un diálogo sin condiciones ni renuncias previas» han anunciado los republicanos en sus redes sociales.

El portazo de ERC al texto pactado por los ex convergentes con el PSOE vuelve a dejar al grupo catalán en el Congreso a los pies de los caballos del independentismo más radical, que ve en los representantes del PDeCat en el Congreso un ejemplo del «procesismo» demasiado dispuesto a pactar con los partidos de ámbito nacional. A esos prejuicios responde el cambio de liderazgo orgánico del PDeCat, del que Carles Puigdemont impuso la defenestración de Marta Pascal para imponer a la diputada Miriam Nogueras, con el mandato de evitar un exceso de complicidad con el PSOE en el Congreso.

Incomodidad del Govern

La portavoz y consejera de Presidencia, Elsa Artadi, ha matizado también la propuesta del PDeCat en el Congreso. Artadi ha intentado salir al paso de la polémica generada en Cataluña por la moción sobre el diálogo “dentro del marco legal vigente”  y ha recordado que el diálogo es “el escenario central” en el que trabaja el Govern, pero “no descartan nada”.

Artadi se ha referido además a la propuesta presentada por el Govern a la Comisión Bilateral para crear una mesa que estudie el encaje legal de un referéndum de independencia -propuesta que fue rechazada por el Gobierno- para ejemplificar que el marco legal no establece límites inasumibles en opinión del ejecutivo de Quim Torra.

El texto de la discordia corresponde a una moción del PDeCat que los nacionalistas catalanes han pactado con el PSOE, a cambio de asumir la transacción de los socialistas que añade una referencia al marco legal vigente. Así, el texto propuesto por el PDeCat “insta al Gobierno a abrir un proceso de diálogo con el Govern en el que todos puedan defender sus ideas, aspiraciones y proyectos libremente, sin imposiciones ni impedimentos.

Dicho proceso debe aspirar a acordar los cauces legales y democráticos que permitan a la sociedad catalana determinar su futuro” añadía el texto de los independentistas, al que los socialistas han añadido “en el marco del ordenamiento jurídico vigente”.