“El referéndum es la llave que abre todas las puertas”. Así lo cree ERC y así lo ha expresado hoy de nuevo una de sus voces más autorizadas, el presidente del Parlament, Roger Torrent, en una conferencia convertida por el calendario en la respuesta republicana a la manifestación de la Diada, en la que la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, denostó la opción del referéndum y reclamó al independentismo institucional que avance hace la independencia.

Torrent ha defendido, por contra, que existe “una demanda latente de honestidad en la sociedad catalana” que a su juicio pasa por “explicarnos donde estamos” y, especialmente, “que cada paso responda a la reflexión, no a la improvisación”. Se ha sumado así al discurso que en los últimos días intenta imponer una parte del independentismo oficial para evitar nuevas carreras de aceleración hacia la independencia cuyo resultado, se vio el pasado octubre, es el fracaso.

El presidente del Parlament ha reclamado por contra que “que cada paso nos sitúe en un escenario manifiestamente mejor y que todas las decisiones sean acordes con el principio de legitimidad”. Un principio que los plenos de la ruptura del 6 y 7 de septiembre de 2017 que pusieron las bases del 1-O se dejaron por el camino, aunque el independentismo nunca lo ha reconocido.

Limitar las demandas de escenificación

“Tenemos que limitar las demandas de escenificación” ha defendido el líder republicano, “para dejar de lado el exceso de emotividad” y entrar en un “marco presidido por la racionalidad”. Cada paso debe ser “legítimo y efectivo” ha concluido Torrent, para quien esa exigencia deja el referéndum como unica opción realmente viable para el independentismo.

Torrent se ha sumado así al discurso que Esquerra intenta convertir en tesis oficial del independentismo desde hace meses, y que Oriol Junqueras ha adoptado ya abiertamente en sus comunicaciones públicas desde que el traslado a la prisión catalana de Lledoners ha facilitado su acceso a los medios de comunicación. Y lo ha hecho reclamando además que el independentismo se dirija también a los catalanes constitucionalistas, a los que Quim Torra omite reiteradamente en sus intervenciones públicas.

“El independentismo tiene que pensar en la parte del pais que no comparte sus objetivos, se tiene que abrazar a ella” ha argumentado, “y los no independentistas deben entender que el statu quo solo será legitimo si no es impuesto”.

Debemos orientar toda nuestra acción política a hacer inevitable lo que hoy parece imposible” argumenta Torrent en defensa del referéndum

En este contexto, ha insistido en que “la solución es el referéndum” y ha propuesto “orientar toda nuestra acción política a hacer inevitable lo que hoy parece imposible. Tenemos que pasar de referéndum imposible al referéndum inevitable” para lo cual ha reconocido que necesitan ampliar apoyos y convencer al gobierno de Pedro Sánchez que escoja entre “ser un estadista o un mal político”.

Torrent no ha obviado, eso sí, las críticas habituales a una justicia que consideran parcial y deslegitimada, ni las advertencias de que cualquier sentencia del Tribunal Supremo que no sea la absolución de los líderes políticos del 1-O será “hará irreversible la ruptura de Cataluña con el Estado español”.

Ha advertido, además, que la legalidad española perdió su legitimidad cuando el Tribunal Constitucional falló en contra del Estatut votado por los catalanes, lo que a su juicio supuso la “ruptura del vínculo entre legalidad y legitimidad” para concluir que la única vía que tiene España para recuperar esa legitimidad es el referéndum.

“El Reino Unido y Canada hicieron el referéndum para reconstruir una legitimidad que estaba en duda” ha asegurado tras defender que el referéndum pactado tiene cabida en el actual ordenamiento jurídico y es una cuestión de “voluntad política”. “Los pactos cuando están en duda se repreguntan, así es como se resuelven los conflictos políticos”.