La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha atendido este martes a los medios de comunicación en el Congreso de los Diputados para asegurar que se siente «absolutamente respaldada» por Pedro Sánchez tras la polémica de la venta de las bombas a Arabia Saudí. La titular de Defensa tomó la decisión a principios de este mes de paralizar la venta de armas al país árabe, pero el Gobierno acabó revirtiendo la situación ante el riesgo de perder miles de empleos en la provincia de Cádiz si Arabia cancelaba sus contratos con Navantia como represalia.

Pese a este revés, Margarita Robles ha dicho que se siente «animada y contenta» y ha defendido la labor de su departamento: «Estamos trabajando por la paz en el mundo». Las declaraciones llegan pocos días después de que el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, declarase que las bombas cuentan con sistemas muy precisos de guiado, y que la portavoz Isabel Celáa añadiese que «no se equivocarían» matando a yemeníes inocentes.

Robles ha valorado que el español es «uno de los gobierno de la Unión Europea que tiene más misiones de paz» y ha recalcado que el ejército español es «un ejemplo de defender la paz en el mundo». «Me siento muy orgullosa de estar en el ministerio de Defensa, de dirigir unas Fuerzas Armadas que trabajan cada día por la paz y de compartir el proyecto de Pedro Sánchez y de este Gobierno, que tiene convicciones y principios», ha dicho Robles, que sobre el posible uso de las armas se ha limitado a señalar que trabajará «en contra de que haya arbitrariedades».