Política

Tarjetas black: el Supremo mantiene la condena de 4 años y seis meses de prisión a Rato

El tribunal notifica la sentencia de 456 folios, cuya ponencia ha correspondido al magistrado Miguel Colmenero, donde confirma la condena que la Audiencia Nacional impuso a Rato.

logo
Tarjetas black: el Supremo mantiene la condena de 4 años y seis meses de prisión a Rato
El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato.

El exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato. EFE

Resumen:

El Tribunal Supremo ha dado a conocer este miércoles la sentencia de las denominadas ‘tarjetas black’ donde confirma la condena que la Audiencia Nacional impuso al ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, tal y como informó El Independiente.

En la resolución de 456 folios, con ponencia del juez Miguel Colmenero, los magistrados de la Sala Penal avalan la mayor parte del fallo dictado por la Audiencia -mantiene la culpabilidad de los 64 acusados- y despejan el futuro judicial de Rato para quien no aprecian la atenuante de reparación del daño. De esta forma, el ex vicepresidente del Gobierno ha sido condenado en sentencia firme a cuatro años y seis meses de prisión por un delito de apropiación indebida lo que hace prácticamente inevitable que esquive su inmediato ingreso en prisión.

El tribunal confirma la comisión del delito de apropiación indebida por otros 63 exdirectivos y exmiembros del Consejo de Administración de la Caja, que se beneficiaron de estas tarjetas cuya operativa era opaca a Hacienda.

En el caso del exdirectivo de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj, la Sala estima parcialmente su recurso y rebaja de 2 años y 6 meses a un año menos un día de prisión por un delito continuado de apropiación indebida.  El tribunal entiende que debe ser condenado por un único delito continuado de apropiación indebida y no por dos delitos (uno como cooperador necesario y otro como cómplice) por los que le condenó la Audiencia. Además, en su caso, el tribunal también le aplica la atenuante muy cualificada de reparación del daño.

Los usuarios de las tarjetas opacas gastaron casi 12 millones de euros en gastos personales como compras en joyerías, estancias en hoteles, viajes, tiendas de ropa o supermercados. El sistema de las black fue instaurado por el fallecido Miguel Blesa en Caja Madrid y mantenido por el ex gerente del FMI, Rodrigo Rato.

Un sistema opaco desde 1988

La Sala analiza los recursos planteados por los 64 acusados y da una respuesta conjunta a una serie de cuestiones comunes planteadas por todos ellos. El tribunal considera acreditado que desde 1988, cargos de Caja Madrid y posteriormente Bankia planificaron un sistema de tarjetas de funcionamiento opaco para uso del propio presidente,  miembros de algunos de sus órganos, Consejo de Administración y Comisión de Control. Las tarjetas tenían límites de disponibilidad mensuales y anuales a cargo de una cuenta de la entidad.

A sus titulares no se les exigía justificación alguna del gasto y las cantidades no tenían reflejo alguno en los contratos que suscribían los acusados con la entidad y tampoco formaban parte de las retribuciones pactadas cuando se trataba de directivos, ni de las cantidades que estaban autorizados a recibir en concepto de “ dietas” quienes pertenecían a los órganos de gobierno; tampoco aparecían en las declaraciones de los impuestos individuales de cada uno de ellos, ni en las certificaciones de haberes ; y, si en algún periodo temporal no disponían de alguna de las cantidades dispuestas, éstas no pasaban a ingresar el patrimonio de los acusados sino que permanecían en poder de la entidad.

El Supremo recalca que tampoco se aplicaba retención fiscal alguna sobre los importes asignados y no se hacía en ningún momento liquidación alguna de las cantidades dispuestas; no aparecían en ningún documento oficial de la entidad como retribuciones asignadas a cada uno de ellos; y  tampoco en ningún momento se requería a los acusados para que justificaran de alguna forma los gastos efectuados. En definitiva, corrobora la Sala, no había más control que “los limites mensuales o anuales establecidos”.

La sentencia argumenta que  la consumación del delito de apropiación indebida no se producía en el momento de la entrega de la tarjeta, sino con cada utilización de la misma en ejecución de un acto concreto de apropiación. Si dentro de esos límites, como ocurría en los hechos juzgados, el receptor de la tarjeta disponía de alguna cantidad, participaba activamente en el plan defraudatorio “desarrollando una conducta que no se califica como autoría, sino como cooperación necesaria”. Mientras tanto quien entregaba las tarjetas era el responsable, ya que éstas se utilizaban dentro de un plan previsto y aceptado. “Los beneficiarios de cada tarjeta lo son igualmente al ejecutar cada uno de ellos los concretos actos de apropiación. Cada apropiación se consuma como infracción independiente, tanto para el organizador como para cada ejecutor, en el momento del acto apropiatorio. Y todas ellas se integran en el delito continuado”, reza la resolución.

Disponer “a su antojo” del dinero de la Caja

Además, el Supremo subraya que el delito imputado a los presidentes ejecutivos de la Caja consistió en el establecimiento, puesta en marcha o mantenimiento de un sistema que permitía a los miembros de los órganos de gobierno y a ciertos directivos de la entidad “disponer a su antojo” del dinero de la Caja para sus atenciones personales o para cualquier otro fin que ellos mismos establecieran.

La sentencia resume que “ninguna persona con una formación mínima, lo que se podría identificar con el hombre medio, podría entender de forma mínimamente razonable, que unas percepciones dinerarias que funcionaban con tal grado de ocultación y opacidad, también a efectos fiscales, pudieran estar justificadas en las normas aplicables”.

Por otro lado, la sentencia confirmada estableció como responsabilidad civil la devolución por los acusados de más de 12 millones de euros gastados con las tarjetas. De ellos, 9,3 millones se gastaron en la etapa de Miguel Blesa como presidente de Caja Madrid y 2,6 millones cuando el presidente de dicha entidad o Bankia era Rato. Ambos fueron condenados a responder civilmente de forma solidaria por las cantidades gastadas durante sus mandatos, que fue de enero de 2003 a enero de 2010, en el caso Blesa, y de febrero de 2010 a mayo de 2012, en el caso de Rato.