Poco o nada se puede hacer si la familia Franco decide que los restos del dictador acaben en la catedral de La Almudena. Este es el resumen de la conversación que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha tenido con un grupo de periodistas durante la recepción en el Palacio Real con motivo del 12-O, a pocos metros, precisamente, de la catedral madrileña.

Del Gobierno depende que “no esté en un sitio público”, propiedad de Patrimonio, como es el Valle de los Caídos. Pero ni el Código Civil ni el Código Penal pueden impedir que los nietos de Franco le trasladen “a un sitio privado como es la cripta de La Almudena“. De hecho, la vicepresidenta defiende que suficiente ha hecho ya el Ejecutivo con poner en marcha los mecanismos de exhumación de los restos y conseguir que la familia se haga cargo de los mismos frente a sus resistencias iniciales, cuando amenazaron con no recogerlos.

Calvo no hablará formalmente de los restos de Franco con el secretario de Estado vaticano

Una vez que se exhuman y pasan a su posesión, nada más se puede hacer. “El Gobierno ni asume ni deja de asumir”, ha argumentado Carmen Calvo respecto a que Franco acabe en La Almudena. Asimismo ha rebajado las expectativas en torno a su viaje, el día 29, a la Santa Sede. No parece que el destino de los restos del dictador vaya a formar parte de su conversación con el secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, al menos no formalmente.

Entiende Calvo que la Iglesia es una institución muy antigua que sabe perfectamente lo que tiene que saber, que conoce cuál es la situación. Añade que ella no es quién para hacerle ningún tipo de sugerencia al objeto de que interceda en este conflicto para impedir que Franco termine enterrado en el centro de Madrid, junto a los restos de su hija, que no de su esposa, Carmen Polo, inhumados en el cementerio de El Pardo (Madrid) donde la familia tiene un panteón.

El Gobierno se limita a cumplir la Ley de Memoria Histórica y las dos votaciones del Congreso de los Diputados, -la segunda “sin ningún voto en contra”, ha recordado la vicepresidenta- para sacarlo del Valle. Lo demás, ya excede a sus competencias.