Unos 150 manifestantes ultras han protestado en Barcelona este viernes a mediodía con gritos a favor de la unidad de España y contra la independencia de Cataluña, en su movilización anual por el 12 de Octubre. Han lanzado consignas contra el independentismo y han quemado esteladas.

Varias organizaciones, bajo el lema España ni se vota ni se negocia: se defiende, se han concentrado en la plaza de España para subir por la montaña de Montjuic hasta la plaza Sant Jordi.

Los manifestantes han llevado banderas españolas y franquistas, y han lanzado consignas contra los CDR y el independentismo, como “Separatistas terroristas” y “Puigdemont a prisión”.

También han reivindicado la unidad de España con gritos como “Unidad nacional”, “España una y no cincuenta y una”, y “Esta es nuestra tierra y hay que defenderla”, entre otros.

Al final del recorrido han quemado varias banderas esteladas y una pancarta de la ANC, y han concluido con un acto con varios discursos.

El jefe nacional de La Falange, Manuel Andrino, ha alertado de que el independentismo “ha comprobado que el 155 no sirve para nada”, ya que critica que los partidos independentistas puedan influir en la formación del Gobierno central.

El secretario de Democracia Nacional, Luis Mateos, ha sostenido que Cataluña, la Comunidad Valenciana, Baleares, Navarra y el País Vasco “se encuentran en estado de insurrección” y que el Estado ha abandonado a los catalanes no independentistas, según él.

También ha intervenido el presidente del Movimiento Católico Español, José Luis Corral, que ha cargado contra el proyecto de exhumar a Francisco Franco del Valle de los Caídos.

En declaraciones a los medios, el vicepresidente de Democracia Nacional, Gonzalo Martín, ha defendido que “España no se puede votar ni negociar” y ha apostado por abolir las autonomías.

También en declaraciones a los periodistas, Andrino (La Falange) ha acusado al Estado de abandonar sus funciones en Cataluña y ha advertido de que “plantarán cara, cueste lo que cueste”, al independentismo.