El dirigente de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, ha transmitido públicamente su malestar con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha anunciado que se reunirá este viernes en la prisión de Lledoners con el ex vicepresident y líder de los republicanos, Oriol Junqueras.

Iglesias se ha ofrecido como mediador entre el Gobierno y los partidos nacionalistas para buscar su apoyo a los presupuestos de 2019 pactados con Pedro Sánchez en La Moncloa. Hasta el momento, los soberanistas han condicionado su voto a favor a la situación procesal de los encausados por el procés. Desde Podemos tratan de atraerles al ‘sí y aumentan la presión sobre ellos, argumentando que les será «muy difícil explicar» el rechazo a la medida estrella de las cuentas: la subida del salario mínimo a 900 euros.

Pero el papel de Iglesias, con su visita a Junqueras, no ha sentado bien al diputado republicano, que en un mensaje en Twitter ha recriminado al dirigente morado su intento por «presionar» a su partido, en lugar de hacerlo con el líder del Ejecutivo.

«Hola Pablo Iglesias. En lugar de ir a presionar a una celda de Lledoners para aprobar los presupuestos del PSOE se puede ir a presionar a un despacho de Moncloa para liberar a 9 demócratas de una condenada salvaje, injusta y vengativa», ha argumentado Rufián, en referencia a los dirigentes independentistas encarcelados por el procés.

Hace sólo unas horas desde ERC pedían un «gesto» del Gobierno hacia los políticos presos, a lo que Iglesias respondía hoy  que “los gestos es algo que siempre son posibles, pero no me corresponde a mi decirlo”, dejando en manos del ejecutivo esta decisión.