El pleno del Ayuntamiento de Barcelona, que gobiernan en minoría los comunes de Ada Colau, se ha posicionado hoy a favor de la abolición de la Monarquía, al aprobar una declaración institucional promovida por la CUP que ha obtenido el apoyo del partido morado y los tres grupos independentistas: PDeCat, ERC y los antisistema. De hecho, la CUP anunció la presentación de esta declaracion institucional a principios de semana para “obligar” a la alcaldesa a posicionarse claramente en contra de Felipe VI, después de que el partido de Colau impulsara en el Parlament una moción en el mismo sentido, que recibió el apoyo de ERC y JxCat, pero no de la CUP, que la tacho de demasiado tibia. Una moción que el Gobierno ha confirmado hoy que llevará al Tribunal Constitucional, pese a la opinión en contra del Consejo de Estado.

El texto aprobado en el pleno consistorial “rechaza y condena el posicionamiento del rey Felipe VI”, por su apoyo a la “violencia ejercida por los cuerpos policiales” durante el 1-O y reprueba “los actos represivos en contra de la ciudadanía y las amenazas de aplicación del 155 y de la ilegalización de los partidos políticos catalanes. También “reafirma el compromiso con los valores republicanos”, sinónimo para los soberanistas de valores independentistas.

A principios de año la alcaldesa ya fue especialmente crítica con la postura de Felipe VI, al que recrimino una “falta de empatía bestial” por el discurso del 3 de octubre. Un rechazo que se plasmó en el plantón de Colau, y el presidente del Parlament, Roger Torrent, en el besamanos al Rey previo a la cena de gala del Mobile World Congress.

Rechazo del PP, plantón de C’s

La declaración han sido rechazada por el PP, cuyo portavoz, Alberto Fernández, ha recriminado a Colau el apoyo a una moción y se ha erigido en defensor de los barceloneses “que defienden la unidad de España” y la institución monárquica. “Lamentamos que las declaraciones hayan salido adelante con el voto de la alcaldesa; respalda un menosprecio a la Corona” ha concluido el portavoz popular.

C’s, por su parte, ha abandonado el Salón de Plenos tras intentar infructuosamente que la alcaldesa frenara la aprobación de una declaración para la que el Ayuntamiento no tiene competencias. La portavoz del partido naranja, Carina Mejías, ha pedido no abordar la declaración institucional sobre el Rey, así como otra que pedía la puesta en libertad de los presos por el proceso independentista y otra en defensa del derecho de los cónsules honorarios a ejercer su libertad de expresión, después de que el Gobierno forzara la destitución de algunos.

Los socialistas, inmersos en las negociaciones para aprobar los presupuestos locales en colaboración con Barcelona en Comú-Podem y ERC se han limitado a subrayar que no suscriben ninguna de esas tres declaraciones.