“Volver atrás no es una opción” ha advertido el presidente de la Generalitat, Quim Torra, coincidiendo con el primer aniversario de la declaración unilateral de independencia. “El compromiso con la libertad no será moneda de cambio de ninguna negociación” ha añadido, “el derecho de autodeterminación no es propiedad de ningún gobierno, es un derecho del pueblo y no renunciaremos a él”.

El president ha reconocido que “el año que ha pasado no ha transcurrido como esperábamos” y ha lamentado que “todo el peso del Estado ha caído sobre” los líderes políticos del 1-O en el Govern y el Parlament, pero también sobre “centenares de alcaldes, artistas, y ciudadanos” cuya única responsabilidad es, según Torra, haber defendido la celebración del referéndum ilegal de independencia.

Se ha referido además al inminente juicio a los líderes del 1-O, un juicio del que ha insistido en que “será una farsa como ha expresado justicia europea con las resoluciones de Alemania y Bélgica”. El presidente catalán ha dado además una nueva vuelta a la hipérbole con la que envuelve a todos los catalanes en el juicio, señalando que “no se trata de juicio contra govern, ni contra los 2,3 millones de catalanes que fueron a votar, es juicio contra los millones de catalanes que el 3 de octubre paralizaron el país”.

Responderemos a una condena con la determinación del 1-O y la fuerza del 3-O” avisa Torra

Y ha repetido que no aceptará una sentencia condenatoria, a la que responderán “con la determinación del 1-O y la fuerza del 3-O”, augurando que tampoco lo harán sus conciudadanos. “Cataluña no aceptará nunca que votar sea un delito ni que no pueda decidir su futuro libre y democráticamente, y votarlo en el Parlament como pasó el 27 de octubre” del año pasado.

En este contexto, ha asegurado que se siente “absolutamente comprometido con la construcción del estado catalán” y se ha remitido a la declaración aprobada por el Parlament hace un año tras asegurar que la aplicación del 155 no ha servido para frenar al independentismo.

Quim Torra ha hecho estas afirmaciones en una declaración institucional grabada en el Palau de la Generalitat y emitida por TV3 con motivo del aniversario de la declaracion unilateral de independencia que el Parlament aprobó hace un año, y que dio pie a la aplicación del artículo 155 en Cataluña. Un aniversario que llega en plena división de los partidos independentistas, evidenciada por el hecho de que los partidos independentistas no han convocado ningún acto unitario para conmemorar la fecha.

La lluvia frena a la ANC

De hecho, sólo la ANC -sin apoyo de Òmnium y la AMI, sus socios habituales hace un año- ha convocado un acto en el centro de Barcelona pensado, de hecho, como una maniobra de presión al Govern de Torra. La Asamblea ha llamado a sus asociados a registrar peticiones a la Generalitat para que publique en su diario oficial, el DOGC, la declaracion de independencia que nunca se llegó a publicar tras su aprobación en el Parlament.

Bajo el lema “El mandato del 1-O no es simbólico. Publicadlo en el DOGC” la ANC ha convocado además un acto ante la Conselleria de Economía, en manos de ERC, al que ha asistido poco más de un centenar de personas en una mañana marcada en Barcelona por la lluvia.

La CUP, por su parte, ha emitido un comunicado en el que acusa a los dos grandes partidos independentistas de “malgastar la fuerza y la legitimidad que se demostraron el 1 de octubre”. Los antisistema consideran que “los movimientos de retirada empezaron el 28 de octubre, cuando la mayoría independentista en el Parlament y el Govern acató el 155 y abandonó” la vía unilateral.

Insiste la CUP en que, un año después, “la unilateralidad y la desobediencia son la única vía para ejercer el derecho a la autodeterminación” y anuncia que en los próximos meses optará por la “ruptura democrática con el Estado” con un “nuevo ciclo de organización popular y movilización que conduzcan de nuevo al ejercicio del derecho a la autodeterminación”.