Política

Podemos sugiere que "algún banquero llamó al Supremo" y pide el registro de llamadas

El partido de Pablo Iglesias cuestiona la independencia de los tribunales tras presentar una querella contra Díez-Picazo

logo
Podemos sugiere que "algún banquero llamó al Supremo" y pide el registro de llamadas
Pablo Echenique y Noelia Vera este lunes en la rueda de prensa tras la ejecutiva de Podemos.

Pablo Echenique y Noelia Vera este lunes en la rueda de prensa tras la ejecutiva de Podemos. EP

Resumen:

«Una barbaridad absoluta»; «una vergüenza», «un atentado contra la democracia». Podemos se rebela así contra la decisión del presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, de paralizar unos días la polémica sentencia de la hipotecas que cargaban a los bancos los gastos de los préstamos. Lo hizo después de una jornada de pérdidas en bolsa para los bancos y tras una guerra de togas en el Alto Tribunal. El partido de Pablo Iglesias levanta suspicacias sobre las circunstancias de este giro y es pregunta si “algún banquero llamó esa tarde al Tribunal Supremo para pedir que se echara atrás en esta sentencia”; con este fin, el partido asegura que ha pedido en a la justicia el registro de llamadas del órgano.

“Todos vimos la cronología de los acontecimientos cuando salió esa sentencia que protegía a la gente frente a la bancos. Salió la sentencia, hubo una tarde de incertidumbre, de silencio absoluta, más tarde cayeron estrepitosamente los bancos en bolsa y de repente el Tribunal Supremo decide dar marcha atrás. Esto nos parece una vergüenza y un atentado contra la democracia”, denunciaba la portavoz del Ejecutivo, Noelia Vera, tras la rueda de prensa después de la ejecutiva.

Podemos ya presentó la semana pasada una querella por prevaticación judicial ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo contra el presidente de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de mismo tribunal, Luis María Díez-Picazo después de que el magistrado paralizara la polémica sentencia que favorecía al cliente frente a las entidades de crédito. Díez-Picazo, por orden de Lesmes, dejó en suspenso el dictamen y convocó un pleno el 5 de noviembre para que el Supremo se aclarase la situación frente a una sentencia que contravenía toda la jurisprudencia en este asunto.

«Es una barbaridad absoluta la pérdida de credibilidad», ha criticado la diputada por Cádiz, que ha recordado las acciones judiciales que ha emprendido Podemos, adelantando también que «vamos a llevar esta querella hasta el último término» y «con todas sus consecuencias». «Queremos conocer qué pasó esa tarde de silencio, queremos ver el registro de llamadas, que lo pedimos en esta querella, para saber si es que acaso algún banquero esa tarde llamó al Tribunal Supremo para pedir que se echara atrás en esta sentencia».