El independentismo ha respondido con una unidad inusitada al acuerdo para que Manuel Marchena sustituya a Carlos Lesmes al frente de la cúpula judicial. Tanto ERC como el PDeCat e incluso los equipos legales de los procesados por el 1-O han coincidido en definir como un “premio a la persecución al independentismo” ese acuerdo.

La portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, ha definido la designación del magistrado al frente del CGPJ y el Supremo como un “premio por los servicios prestados” y el presidente del PDeCat, David Bonvehí, ha lamentado que “se premia su perfil, que no ha sido nada respetuoso con la democracia ni con la política catalana”.

El portavoz nacionalista se ha referido también al hecho de que Marchena iba a presidir el juicio a los líderes del procés en el Supremo y ser el ponente de la sentencia. Actual presidente de la Sala Segunda del Alto Tribunal, magistrado de indudable prestigio, fue propuesto por el PP como candidato a presidir el CGPJ. Ahora, la presidencia del tribunal la asumirá el magistrado más antiguo, en este caso el juez Andrés Martínez Arrieta.

Bonvehí ha lamentado que su sustituto al frente de la Sala que juzgará a los líderes del I-O proviene igualmente del sector conservador y comparte las tesis a favor de la instrucción llevada a cabo por el magistrado Pablo Llarena. Vilalta, por contra, ha rehusado valorar la designación de Martínez Arrieta.

“Se promociona a un juez que no ha sido sensible a la situación política en Cataluña” ha lamentado Bonvehí respecto a Marchena, del que ha denunciado que “su tesis sobre los delitos distan mucho de nuestras posiciones políticas democráticas”. Esta decisión se inscribe, a su juicio, en una supuesta “estrategia global de ir contra los políticos catalanes y desmerecer la política que se hace en Cataluña”.

Vilalta, por su parte, ha criticado por su parte que “estamos viendo que todas aquellas personas que han liderado las actuaciones contra el independentismo están recibiendo un premio a cambio”.

Los abogados, contra Marchena

Al margen de los partidos, también los abogados responsable de la defensa de los líderes del 1-O han sido especialmente locuaces, y críticos, con la elección de Marchena. El responsable de la defensa de Oriol Junqueras y el resto de los procesados de Esquerra, Andreu Van den Eyne, ha sido el primero en calificar de “premio” por su acción contra el independentismo la designación del magistrado conservador a propuesta del PP.

“Todos los profesionales de la justicia y la policía que han liderado ataques contra el independentismo obtienen recompensas y los que no, reciben castigos” se ha lamentado en redes. El mismo espacio en el que el coordinador de la defensa de Carles Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas, ha tachado de “espectáculo de la justicia” el acuerdo entre los dos grandes partidos para la renovación de la cúpula judicial, y el letrado Gonzalo Boye reconoce haberse equivocado al asegurar que “Marchena no será presidente del Supremo” con le PSOE.

Se promociona a un juez q no ha sido sensible a sit ptica en Cataluña. su tesis sobre los delitos distan mucyo de nuestras posi pticas democráticas. se le promociona dentro de la estrategia global de ir contra los políticos catalanes y desmerecer la ptica q se hace en Cataluña.