Cada vez que toma impulso la anunciada exhumación de Franco del Valle de los Caídos el voto de Vox se moviliza. Así, al menos, lo ha detectado el PP de sus sondeos y trackings internos en esta larguísima precampaña en que se ha convertido la política española con las elecciones andaluzas del 2 de diciembre y las locales, autonómicas y europeas del 26 de mayo del próximo año. Es más, en el cuartel general de los populares saben que la intención del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es trasladar los restos del dictador para la precampaña de la cita de mayo -que, de hecho, arrancará a la vuelta de las vacaciones de Navidad- , lo que no sólo tendría un gran efecto movilizador en su base electoral de izquierdas -«el voto romántico», que dice el PP- sino que afectaría a las opciones de los populares por su flanco derecho.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS