El mismo día que se abre en Andalucía el periodo de campaña electoral para los comicios del 2-D, el Gobierno de Pedro Sánchez aprueba en el Consejo de Ministros un plan de inversión de más de 1.000 millones de euros para Andalucía, y más en concreto para la zona del campo de Gibraltar. El paquete recoge medidas como subvenciones a comerciantes, industrias y sectores del turismo; planes de reconversión laboral, creación de juzgados y apertura de nuevas plazas de funcionarios, además de  «una importante partida para un plan extraordinario de empleo en el conjunto de Andalucía», que «recogerá un apartado específico para la comarca del campo de Gibraltar».

Con esta inyección económica, el Gobierno socialista da un espaldarazo a Susana Díaz en el arranque de campaña, cuando todas las encuestas apuntan a que revalidará su primer puesto pero dependerá de otras fuerzas como Podemos o Ciudadanos. En la rueda posterior al Consejo de Ministros, la ministra portavoz Isabel Celaá ha anunciado este plan, coordinado por la Vicepresidencia de Gobierno y en el que participan ocho ministerios, con competencias de Justicia, Economía, Fomento, Interior, Hacienda, Agricultura o Trabajo, con una «previsión presupuestaria de algo más de mil millones de euros».

El Gobierno señala que el plan «no es electoralista porque pertenece a la Administración General del Estado»

El Ejecutivo de Sánchez rechaza que se traten de medidas electoralistas. «No es electoralista porque pertenece a la Administración General del Estado»; ha asegurado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que ha defendido que las propuestas estaban «previstas con carácter previo». En este sentido, ha rechazado que la Junta Electoral Central pueda impugnar estas medidas, puesto que el plan para Gibraltar «no incide ni directa ni indirectamente en el proceso electoral de Andalucía».

La primera de las propuestas aprobadas va enfocada a combatir la tasa de paro de la zona, que alcanza el 25% en algunas localidades, mediante formación «personas desprovistas de un certificado mínimo de empleabilidad» y potenciar aquellos perfiles profesionales más demandados. «Este plan contempla una partida importante para un plan extraordinario de empleo en el conjunto de Andalucía», ha reconocido Marlaska, que ha pormenorizado las medidas y ha anunciado una partida de fondos adicional que habitualmente «el Gobierno distribuye a través del Servicio Público de Empleo Estatal», y a esto «se sumarán también los fondos del Fondo Social Europeo». Además, se creará una oficina de seguimiento sobre el empleo de la región.

El plan aprobado este lunes por el Consejo de Ministros contempla también una inversión de 810 millones de euros para mejoras de ferrocarriles y autovías por parte del ministerio de Fomento, con el fin de «modernizar estructuras al límite de su capacidad que favorecerán el transporte de personas y mercancías para mejorar la economía de la zona y particularmente en el puerto de Algeciras».

Marlaska ha explicado también que en el primer trimestre de 2019 se dará la orden de construir una zona franca en el municipio de los Barrios para dinamizar la economía. En el área económica, se pondrán en marchas medidas «para fomentar el emprendimiento local» y ayudas a las pequeñas y medianas empresas (PYMES), además de la creación de un centro de economía digital y emprendimiento.

En cuanto a Industria, el Gobierno contempla un programa de subvenciones de dos millones de euros para la promoción del comercio, la industria y el turismo. Unas ayudas que oscilarán entre 50.000 y 150.000 euros.

En el área de Justicia, se crearán tres nuevos juzgados en Algeciras y se crearán 12 plazas de fiscales especializados en la lucha antidroga y corrupción, además de nuevas plazas de funcionarios de apoyo y refuerzo del servicio de guardia. Todo ello, ha explicado el ministro del Interior, para «agilizar el funcionamiento de la Administración de la Justicia».