El líder del PP, Pablo Casado, ha defendido hoy la «cosoberanía» de Gibraltar y que los empleados españoles que trabajan en el peñón tengan «los mismos derechos y obligaciones», con un doble pasaporte de Reino Unido y España, a lo que ha añadido: «No queremos verja». Casado, que participa hoy en Algeciras (Cádiz) en un mitin para apoyar al candidato del PP a la Junta, Juanma Moreno, ha lamentado que los trabajadores españoles de Gibraltar ahora no tienen «ni el mismo sueldo, ni los mismos derechos ni las mismas pensiones».

«El Reino Unido y España pueden hacer que tengan doble pasaporte aquellos que viven en Gibraltar», ha agregado Casado, quien ha criticado la última «comisión vergonzante con cuatro banderas» para tratar la situación del peñón. Ha preguntado «dónde llega la negación de una historia centenaria, próspera, que nos ha dado la mayor preponderancia e influencia en el Atlántico» y ha asegurado que el PP es el único partido que pide «un Gibraltar español como dicen los tratados».

Casado ha vuelto a criticar el plan de inversiones que ha anunciado el Gobierno para el Campo de Gibraltar y ha prometido un plan estratégico de inversiones para la creación de infraestructuras, polígonos, con apoyo al campo, al comercio y a las «cuestiones legales» para evitar que la comarca se conozca por cuestiones como «el búnkering» o el «contrabando de tabaco».

Susana Díaz y el PSOE

Casado también ha llamado a acabar con el «régimen chantajista, corrupto y clientelar» de la Junta que preside Susana Díaz, y arremetido contra la presidenta andaluza por gobernar desde la «arrogancia y prepotencia» y pensando que al PSOE le pertenece esta tierra. Enarbolando una bandera de Andalucía ha advertido de que los populares no piensan admitir el «engaño» de los «soberbios» que dicen que criticar al gobierno regional es criticar la región. Como tampoco piensan consentir, ha añadido, que los socialistas sigan «manchando el nombre» de esta comunidad.

En esta tercera jornada de campaña, y en un mitin en Algeciras (Cádiz) junto al candidato a la Junta, Juanma Moreno, Casado ha centrado su discurso en Andalucía y ha dejado menos espacio a los mensajes nacionales. Aunque sí ha tenido tiempo para considerar que el Gobierno está «muy nervioso» con las polémicas que acechan a ese Consejo de Ministros que es en realidad un «consejo de administración», debido a las empresas, tapaderas y sociedades instrumentales que tienen varios miembros del Gabinete para comprarse «casoplones».

Sánchez ya no tiene legitimidad para gobernar, y por eso Susana Díaz esconde el logotipo del PSOE»

El Gobierno «es como el aloe vera, cuanto más se le investiga más propiedades se le encuentran», ha dicho Casado, quien ha acusado al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, de utilizar a sus ministros como «escudos humanos» para protegerse él, pero «ya no le quedan más», y por eso no los cesa. Para Casado, Sánchez ya no tiene legitimidad para gobernar, y por eso Susana Díaz esconde el logotipo del PSOE en su campaña, porque «le da vergüenza» el presidente del Gobierno.

Pero Díaz esconde también el logotipo, en su opinión, porque igualmente se avergüenza de «no haber sido capaz de hacer nada por esta tierra». Pablo Casado ha ironizado sobre el lema de la campaña de la presidenta autonómica, y se ha preguntado si «más Andalucía» significa tener el paro más alto de europa, permitir casos graves de corrupción o que se gaste dinero público en «prostíbulos y cocaína».

«Eso no es más Andalucía, es más socialismo corrupto e irresponsable y hay que acabar con él, es menos para todos y más para ellos», ha añadido. Con la bandera andaluza en la mano, Pablo Casado ha dicho creer en una España en la que pueda enarbolar esta enseña como si fuera también andaluz, y ha asegurado que quiere a Andalucía, pero lo que no quiere es al PSOE gobernando bajo una bandera que es «de todos los españoles y de todos los andaluces.