PolíticaARRANCA LA CAMPAÑA DEL 2-D

Elecciones en Andalucía: más ‘régimen’ socialista o votar con la nariz tapada

"Lo que me queda es votar a Juanma Moreno, que es el único que me garantiza el cambio", sostiene un spot del PP andaluz

logo
Elecciones en Andalucía: más ‘régimen’ socialista o votar con la nariz tapada

Susana Díaz ante el lema de su campaña en las elecciones andaluzas del 2 de diciembre. EFE

Resumen:

Cuatro años más de ‘régimen’ andaluz o alternancia, aunque los llamados a protagonizar esa renovación no levanten pasiones. La campaña de las elecciones autonómicas que hoy comienza girará sobre este eje fundamental: ‘más Andalucía’, lema de Susana Díaz, o ‘cambio político’, leit motiv del PP de Juanma Moreno. No hay más.

 

El hecho de que los dos nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, se abonen a las mismas tesis que sus hermanos mayores demuestra que el campo de juego en estas elecciones no pasa de ahí. La coalición de Podemos e IU se suma a esa identificación con el terruño que tan bien le ha funcionado al PSOE durante casi 40 años para presentar una propuesta netamente andalucista pero renovada en su marca, Adelante Andalucía, y encarnada en un spot ‘Un tiempo que amanece’, que versiona el tema de ‘Verde, blanca y verde’ de Carlos Cano.

La disputa entre Susana Díaz y Teresa Rodríguez por representar al nacionalismo andaluz se manifestó claramente en el arranque de campaña de anoche, cuando la misma canción del cantautor y poeta granadino sonó en el mitin del PSOE ante 2.000 personas en Granada entre una marea de banderas blancas y verdes.

Según la encuesta electoral publicada por el CIS el miércoles, entre un 23 y un 27% de la población andaluza considera que el PSOE es el partido que mejor defiende los intereses de la comunidad, el que mejor representa a su pueblo, el que inspira más confianza, el que tiene el mejor líder en Andalucía y el que está más capacitado para gobernar. El resto de partidos se mueve en una horquilla de entre el 8 y el 10% en las mismas preguntas. Ése es el efecto de casi 40 años de identificación del PSOE con la Junta de Andalucía.

Frente a la opción conservadora y continuista que supondría un Gobierno pactado entre el PSOE y Podemos, el que más posibilidades tiene de prosperar tras las elecciones, el PP sale a jugárselo todo en esta campaña con una idea-fuerza principal: la única opción para que al fin se produzca el cambio político en Andalucía es votar a Juanma Moreno, seas de izquierdas o de derechas, aunque no te seduzca como candidato, te guste o no.

Hace tres años, Ciudadanos le dio la investidura a Susana Díaz a cambio de un acuerdo de Gobierno que no se ha cumplido durante la legislatura. Así lo denuncia el propio candidato de Cs, Juan Marín, que utilizó este argumento para romper ese pacto cuando era vox populi que la presidenta iba a adelantar las elecciones. Esa alianza entre PSOE y Ciudadanos le sirve de coartada al PP para advertir de que Juan Marín y Albert Rivera “no son de fiar” y de que volverían a pactar con el PSOE tras el 2 de diciembre.

“Mira, yo no soy ni de izquierdas ni de derechas, yo soy andaluza y a mí lo que me importa es mi tierra. Andalucía no aguanta otros cuatro años más del PSOE, que ya van para 40. Y el problema es que no me fío de Ciudadanos, que al final acaban pactando con Susana como la última vez, así que lo que me queda es votar a Juanma Moreno, que es el único que me garantiza el cambio”, explica con acento andaluz una mujer en el spot central de la campaña del PP.

Para escenificar esa imagen de cambio, modernidad, innovación y soluciones creativas a los problemas estructurales de Andalucía, el PP ha inaugurado su campaña obligando a los periodistas a buscar una nueva palabra en internet: el hackathon. Se trata de un término que integra los conceptos de maratón y hacher para denominar una experiencia colectiva que persigue desarrollar aplicaciones de forma colaborativa en un lapso corto de tiempo.

Durante “doce horas de ideas para el cambio”, el PP-A ha celebrado un hackathon en Málaga que ha sustituido en el arranque de campaña a las tradicionales pegadas de carteles y mítines. En el evento, más de cien personas han compartido sus ideas para buscar soluciones innovadoras a problemas andaluces como la sanidad, la educación, el empleo, la fiscalidad y la igualdad.

En esa misma línea de apuesta por el cambio, pero no menos arriesgada, la campaña de Ciudadanos se desarrolla con el lema “Ahora sí” para intentar convencer a los andaluces de que es el momento de sobrepasar electoralmente al PP con una oferta distinta a la oposición “inútil” que los populares han desarrollado en estas cuatro décadas. Algunos logros arrancados al PSOE esta legislatura como la bonificación del impuesto de sucesiones y la presencia constante de Albert Rivera y la jerezana Inés Arrimadas serán las principales ofertas de Cs.

De hecho, la ganadora de las elecciones catalanas de hace un año ha sido la protagonista del arranque de una campaña “decisiva para acabar con 40 años de gobiernos socialistas”, según el candidato de Cs, Juan Marín, un perfecto desconocido para el 43,3% de los votantes, según la encuesta del CIS.  “Los sondeos nos indican que la única fuerza que puede liderar un cambio en Andalucía es Ciudadanos. Ésta es la gran oportunidad que los andaluces estaban esperando”, aseguró anoche el candidato. “Llevamos 40 años esperando un momento como éste en el que el cambio está al alcance de la mano”, remató Arrimadas.

Los dos partidos del centro-derecha buscan así a dos de las claves que ofrece el CIS electoral sobre Andalucía y que podrían ser decisivas esta campaña: Un 26% de los encuestados no responde sobre a qué partido votará y un 58% muestra un ansia de cambio en el Gobierno andaluz.