Xavier García Albiol, hasta el pasado sábado 10 de noviembre presidente del PP en Cataluña, ha sido víctima de un ataque en su casa por parte de independentistas radicales. La puerta del garaje de su casa en Badalona ha aparecido pintada con lazos amarillos, tal como ha denunciado el popular en su cuenta de Twitter. 

Pablo Casado figura entre los que han mostrado su apoyo al diputado. “Es intolerable que nos señalen y pretendan echarnos de Cataluña estos fascistas con el silencio cómplice de Sánchez por un puñado de míseros votos”, ha señalado el líder del PP.

El ataque a Albiol llega apenas unas horas después de que el actual presidente del PP en Cataluña, Alejandro Fernández, denunciase otro agravio por parte de independentistas.

El sábado el coche del dirigente apareció pintado con spray. En una de las ventanillas apareció dibujada una esvástica nazi. Alejandro Fernández denunció lo ocurrido por Twitter y a los Mossos, asegurando que el vehículo se encontraba en un párking.

“Así me acabo de encontrar mi coche en el parking de mi casa. Me duele por mi familia y porque es nuestro hogar, pero seguiré defendiendo la libertad y mis ideas con más determinación que nunca”, afirmó en su cuenta de Twitter, donde ha añadido varias fotografías de su coche.

En el mismo tuit también agradeció la atención que le están prestando a él y a su familia los Mossos. Estas pintadas aparecen la misma semana en la que el domicilio del juez Llarena fue pintado de amarillo por miembros de Arran.

Precisamente el pasado viernes el líder del Partido Popular, Pablo Casado, reclamó “la ilegalización de la kale borroka que está actuando en Cataluña”, en alusión a Arran, la organización juvenil vinculada a la CUP, que este viernes lanzó pintura contra la comisaría de la Policía Nacional de Terrassa.