Política

Caza de brujas en el PP para descubrir a la persona que filtró el ‘whatsapp’ de Cosidó

García Egea, Catalá, Montserrat y Maroto niegan ser los autores del mensaje y que éste partiera de la dirección nacional

logo
Caza de brujas en el PP para descubrir a la persona que filtró el ‘whatsapp’ de Cosidó
El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, durante el pleno de la Cámara Alta.

El portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, durante un pleno de la Cámara Alta. EFE

Resumen:

La dirección del PP en el Senado ha puesto en marcha una ‘caza de brujas’ para intentar descubrir quién filtró a la prensa el ‘whatsapp’ enviado por Ignacio Cosidó al grupo parlamentario el pasado sábado en el que se vanagloriaba de que, con la llegada del magistrado Manuel Marchena a la presidencia del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), su partido seguiría controlando “por detrás la Sala Segunda” del Tribunal Supremo.

El conocimiento de este mensaje difundido por la conocida aplicación de mensajería instantánea ha situado a Cosidó en una situación muy comprometida, después de que la oposición haya demandado su destitución. El portavoz del PP en la Cámara Alta dice sentirse respaldado por la dirección del partido y ha pedido disculpas por el tono “coloquial” del escrito, pese a que la autoría del texto no es suya sino de un cargo de Génova 13 aún no identificado.

Los contactos y los intercambios de impresiones entre representantes del PP se sucedieron este martes en el Senado durante con motivo de la celebración del pleno, que se prolongó hasta última hora de la tarde. Las fuentes consultadas por este diario no ocultan que es prácticamente imposible que se pueda identificar al filtrador, que se arriesgaría a una sanción.

En su código ético y de conducta, el PP obliga a todos sus empleados y cargos directivos y orgánicos a observar “el máximo rigor y exigencia en el desempeño de sus funciones, absteniéndose de cualquier conducta que, aun siendo plenamente legal, pueda dañar la imagen u honorabilidad del Partido Popular”. También les compromete a hacer un “uso adecuado y
eficiente de los recursos y medios que la organización pone a su disposición para fines estrictamente profesionales”.

El código ético del PP obliga a sus cargos a evitar conductas que dañen la “honorabilidad” del partido y a hacer un “uso adecuado” de los recursos

De momento, sigue sin conocer quién ha escrito el mensaje, responsabilidad de la que se han desvinculado el secretario general del PP, Teodoro García Egea. “Es evidente que no, si fuera yo lo hubiera dicho”, ha declarado en el programa de Onda Cero Más de uno. El número dos del partido ha asegurado que él conoció ese mensaje “por la prensa cuando se publicó” y que no lo recibió en su móvil, al tiempo que ha calificado de “desafortunado” el contenido de dicho comentario.

También ha negado ser el autor Rafael Catalá, el diputado popular que ha llevado el peso de la negociación con el Gobierno para la renovación del CGPJ. “No, en absoluto”, ha señalado el ex ministro de Justicia a su llegada al Congreso para asistir a la sesión de control al Gobierno.

García Egea, Catalá, Montserrat y Maroto se desvinculan

También se ha desmarcado el vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, quien garantiza que dicho mensaje no salió de la dirección de la formación. La portavoz del grupo popular en el Congreso, Dolors Montserrat, ha corroborado esta versión y ha dicho estar “completamente segura” de que el comentario no salió de Génova, 13.

Los nervios se han desatado en el grupo del PP en el Senado y, según ha podido conocer este diario, Cosidó está haciendo pesquisas en un intento de cazar a quien facilitó el mensaje al diario El Español, que lo publicó en exclusiva este lunes. Esta filtración ha puesto de manifiesto también que la formación no es un bloque monolítico y que las distintas ‘familias’ tienen que encajar tras el congreso extraordinario del pasado verano.

De momento, la única decisión que ha trascendido ha sido la clausura del grupo de whatsaap en el que participaban todos los senadores del PP y que venía funcionando desde que comenzó la legislatura hace dos años. Hasta ahora nunca se había detectado la filtración de ninguno de los comentarios.