El portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, descarta dimitir por la filtración del WhatsApp que ha propiciado la ruptura del pacto para renovar el Consejo General del Poder Judicial. Al contrario, el senador popular ha culpado al Gobierno de la filtración y ha lamentado que el mensaje haya tenido trascendencia pública. “El WhatsApp es muy menor, yo lo envíe y lo asumo en términos absolutamente personales”, ha declarado Cosidó.

Cosidó ha asegurado que “mientras mantenga la confianza de mi presidente y de mi grupo parlamentario no voy a dimitir”, pero los antecedentes de otros casos comenzaron de la misma manera para terminar en salidas que lo único que hicieron fue alargar la agonía de una situación que muchos compañeros de partido no dudan en calificar de “insostenible”.

Crece la sensación entre los senadores del PP respecto a que la situación de Cosidó “es insostenible”

Parlamentarios populares, esos de los que dice mantener su confianza, admiten que ven “difícil” su continuidad, hasta el punto de haberse desatado lo que muy gráficamente fuentes de Génova describen como “senadores con ganas de revancha, que no dan por cerrado el congreso” popular del pasado mes de julio de este año en el que se encumbró a Pablo Casado al liderazgo del partido.

El conocimiento de la decisión de Marchena a primera hora de la mañana de renunciar a la presidencia del CGPJ y del Supremo, movilizó al núcleo duro del PP, que lejos de responsabilizar a Cosidó, ha decidido romper las  negociaciones sobre la renovación del Consejo, intentando responsabilizar al Gobierno, al que atribuyen la filtración de Marchena. Otra cosa es cuánto tiempo resistirá Cosidó, que hoy preguntará en el Senado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre si contempla un futuro indulto de los posibles condenados por el procés.

El escándalo desatado por el WhatsApp ha provocado en la mañana de este martes la renuncia del magistrado Manuel Marchena para presidir el CGPJ y el Tribunal Supremo.

Labor “encomiable”

El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, ha asegurado este martes que la dirección del partido “no comparte” el mensaje que el portavoz del Grupo Popular en el Senado, Ignacio Cosidó, envió a los senadores sobre el control del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), pero ha señalado que éste está realizando una labor “encomiable” de control al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Al ser preguntado qué responsabilidad tiene Cosidó con su mensaje en la renuncia de Manuel Marchena, Maroto ha dicho que él no habría mandado un mensaje como ese a través del móvil. “Lo diré con la misma franqueza, yo no hubiese enviado un mensaje así, en ningún caso”, ha resaltado en una entrevista en RNE, que ha recogido Europa Press.

“La dirección del partido no comparte la emisión de ese mensaje. Creo que no va en la buena dirección”, ha afirmado el dirigente popular, para añadir que el propio Cosido ya ha ofrecido explicaciones.

Preguntado entonces si su puesto peligra, ha desligado esta cuestión de la labor que realiza al frente del Grupo Popular en la Cámara Alta. Así, ha señalado que se le “mide” como portavoz en el Senado y ahí realiza una labor “encomiable” de control al Ejecutivo de Pedro Sánchez.