La renovación del máximo órgano judicial se ha colado de pleno en la sesión de control de este miércoles en el Congreso de los Diputados, donde el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha acusado a Pablo Casado de retirarse del pacto para «tapar todas sus vergüenzas» y pasar de puntillas por el mensaje que lanzó el portavoz popular en el Senado, Ignacio Cosidó. Lo ha hecho después de que el líder popular también haya reprendido al Gobierno por «malograr el acuerdo» con filtraciones y cambios de última hora.

Casado ha presentado la primera pregunta al presidente, al que acusaba de «no tener credibilidad»; y de «utilizar las instituciones en su beneficios, organizando un Consejo de Ministros en Sevilla en pleno arranque de campaña de las andaluzas y aprueba un plan de presupuestos para Andalucía». «Y eso lo ha vuelto a hacer en el Consejo General del Poder Judicial», ha continuado el líder del PP.

«Nosotros hemos sido responsables y hemos cumplido los plazos pero su Gobierno ha malogrado ese proceso filtrando el nombre de un posible presidente, cambiando vocales sobre la marcha». En este sentido, Casado ha adelantado que «no vamos a contribuir a ese descrédito internacional y de desprestigio de la Justicia»; y ha anunciado la presentación de una enmienda para recuperar el modelo de elección de los vocales que viene contemplado en la Constitución «y que el PSOE cambió al grito de ‘Montesquieu’ ha muerto».

El presidente de Gobierno ha estallado ene su respuesta, y ha vuelto a pedir al PP que vuelva al acuerdo para renovar el CGPJ. «Usted para tapar sus vergüenzas de no asumir la responsabilidad de los que hizo Cosidó, lo que hace es romper la renovación del CGPJ, un órgano democrático. Cumpla con su pacto y permita con la renovación de un pacto tan importante».

El portavoz de Ciuadanos, Juan Carlos Girauta, también se ha referido a este asunto para reprochar a PP y PSOE que firmaran «un pacto a oscuras y a puerta cerrada para repartirse el poder judicial». A continuación, ha relatado la retirada del magistrado candidato a presidir el órgano, Manuel Marchena, tras las filtraciones, y ha reprochado a los dos principales partidos el deterioro de imagen de la Justicia. «¿Quién va ahora a aceptar ese cargo sin rebajar su baremos de independencia?», se preguntaba Girauta, que responsabilizaba a Sánchez y Casado de «aumentar la presión sobre los jueces».

La vicepresidenta de Gobierno, Carmen Calvo, respondía a estas afirmaciones visiblemente molesta y defendía el pacto de CGPJ. «A contramano de cualquier principio democrático plantean que el poder judicial elija al órgano judicial?», preguntaba Calvo. La dirigente socialista tachaba la propuesta de Ciudadanos de crear un órgano independiente para elegir este órgnao de «vulneración grande del principio democrático», puesto que en base a esta medida el poder judicial «no rendiría cuentas en esta Cámara». «Hablan de reparto de la tarta, ustedes creen que la composición de esta Cámara es un reparto? Ustedes no han venido a regenerar nada».