ERC ganaría las elecciones catalanas si se celebraran ahora con entre 36 y 38 diputados, Cs quedaría en segunda posición con entre 29 y 30 escaños y JxCat caería hasta la tercera posición con entre 23-24, entre 10 11 escaños menos de los 34 parlamentarios que tienen actualmente. Los republicanos ganarían también unas elecciones generales en Cataluña, donde los socialistas pierden la ventaja obtenido con la formación del Gobierno de Pedro Sánchez y empatan con Podemos.

El crecimiento de ERC es el movimiento más destacado de la encuesta del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat que ha presentado este viernes el director del ente, Jordi Argelaguet, que también afirma que el PSC tendría entre 17 y 18 escaños, los comuns entre 12 y 13, la CUP 10-11 y el PP quedaría último con 2-3.

Fuga de votos a ERC y C’s

Argelet ha destacado la «fuga de votos» entre ERC y JxCat por un lado, y de PP a C’s en segundo lugar. En el primer caso, esa fuga explica casi directamente el crecimiento de los republicanos y el desplome del espacio ex convergente. El 20% de quienes hace un año votaron por la candidatura que encabezaba Carles Puigdemont aseguran que votarían ahora a ERC en unas elecciones autonómicas.

La fuga crece más todavía en el caso de unas elecciones generales, en las que el 25% de los que aseguran haber votado a la ex Convergencia apoyarían ahora a los republicanos. En el caso del PP, la fuga es todavía mayor, sólo el 32% de quienes aseguran haber votado a los populares en las últimas generales repetirían esa opción, por un 39% de votantes catalanes del partido que pasarían a C’s.

Argelet ha reconocido además que el sistema electoral perjudica a los socialistas, que crecen en intención de voto hasta prácticamente empatar con JxCat, pese a lo cual lo independentistas tendrían entre 5 y 7 escaños más por efecto de la sobre representación de las zonas rurales.

La CUP es, junto a ERC, la formación que más crece, pasando de 4 a 10 escaños y convirtiéndose en la segunda gran beneficiaria de la caída de JxCat. Todo ello hace que no cambie el equilibrio entre el bloque independentista y el no independentista, aunque sí cambia sustancialmente el reparto de fuerzas dentro del bloque independentista, con un claro giro a la izquierda.

Suspenso al Govern

La caída de los puigdemontistas coincide además con el suspenso al Govern de Quim Torra, que obtiene la peor nota de la serie con un 3,7. Además, una mayoría del 52% suspende al ejecutivo catalán y el 22% «le pone un 0, suspenso sin paliativos». Unos datos que confirman el empeoramiento de la percepción de la gestión del actual Govern, que coincide con el suspenso a su presidente Quim Torra.

De hecho, Oriol Junqueras (ERC) es el único de los dirigentes con amplio conocimiento -más del 80% de conocimiento- que aprueba y se mantiene en el 6. Carles Puigdemont pasa del aprobado justo del anterior barómetro a un suspenso (4,5), y aún así supera al presidente catalán, Quim Torra, con una media de 4,3. También suspenden Inés Arrimadas (2,2) Miquel Iceta (4) y Xavier García Albiol (1,5).

En cuanto a la valoración del Gobierno español, suspende con una media de 3, aunque Argelet destaca que «se nota una sensibilidad diferente» respecto al ejecutivo de Mariano Rajoy, aunque «sin movernos del suspenso sin paliativos». El responsable del CEO ha destacado además que dos tercios de los catalanes suspenden Gobierno y un 26% le dan un cero, lo que «expresa una visión muy visceral de la situación politica».

No a la Constitución

El sondeo ha incluido en esta muestra dos preguntas coyunturales sobre el apoyo a la Constitución y al Franquismo, motivadas según Argelet por el 40 aniversario de la Carta Magna y la actualidad en torno al franquismo. Y el veredicto es el de un 57% de los catalanes que no volvería a votar la Constitución, frente a sólo un 17% que seguiría apoyándola.

Respecto al Franquismo, destaca el 22,5% de los consultados que asegura que la dictadura «tuvo cosas positivas y negativas» aunque el 68% lo tacha de netamente negativo y sólo el tres por ciento lo ve positivo en términos generales.

La encuesta se realizó entre el 20 de octubre y el 12 de noviembre, en un contexto en el que la Fiscalía pidió penas de cárcel de hasta 25 años para los dirigentes soberanistas. La muestra es de 1.500 personas y con un margen de error +-2,53.