La ministra de Igualdad, Carmen Calvo, ha zanjado este jueves que la protección de la libertad sexual de las mujeres pasa por «aceptar la verdad» de lo que dicen, «siempre», y ha insistido en que solo hay dos maneras de formular el consentimiento a mantener relaciones sexuales: «No es no y sí es sí». «Ya está, no hay que darle más vueltas a esto», ha manifestado la vicepresidenta del Gobierno en su comparecencia en la Comisión de Igualdad del Senado, donde ha explicado las políticas generales de su departamento en esta materia.

Para Calvo, las víctimas de delitos sexuales son «víctimas de primera», como lo son también las que padecen cualquier otro tipo de violencia así de «irracional»; preservar su libertad sexual, ha subrayado, implica «aceptar la verdad de lo que dicen».

«Las mujeres tienen que ser creídas sí o sí y siempre con las mismas categorías procesales que cualquier otro sujeto para cualquier otro tipo de controversia o de delito», ha enfatizado Calvo. En este sentido, ha subrayado que la segunda sentencia que confirmó la condena a La Manada por abusos sexuales ha supuesto un «paso al frente» porque «se cree» a la víctima.

Lo ha hecho el mismo día en el que se ha reunido la Comisión General de Codificación para revisar la tipificación de los delitos sexuales en el Código Penal, que debe tener sus conclusiones listas antes del 31 de diciembre.

Dicho órgano consultivo del Ministerio de Justicia va a trabajar, ha dicho, en la dirección de que «la libertad sexual de las mujeres se preserva cuando el consentimiento de la mujer es claro». «Y el consentimiento de la mujer se puede formular de una manera o de otra: no es no y sí es sí», ha insistido.