El PP andaluz evitará la oposición dura a Vox con el objetivo de dar estabilidad al nuevo ejecutivo de la Junta de Andalucía y de recuperar los votos ‘fugados’ al partido de su derecha. Génova ya ha transmitido la consigna de «no pisar la manguera» a los de Santiago Abascal y evitar el choque frontal con un partido que podría ser necesario para futuros gobiernos, señalan fuentes de la dirección. Huir de la confrontación sería el primer paso para intentar reconquistar al electorado que tradicionalmente ha votado al Partido Popular y que en esta ocasión ha apostado por Vox.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS