El juez de la Audiencia Nacional que instruye el caso Villarejo, Manuel García Castellón, está llevando a cabo una ronda de interrogatorios esta semana para tratar de impulsar la investigación sobre los detalles del dispositivo que la Policía Nacional puso en marcha en la etapa de Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior para tratar de conseguir pistas que permitiera localizar el patrimonio que el ex tesorero del PP Luis Bárcenas ocultaba al fisco. Se trata de la operación que el antiguo agente encubierto, en prisión preventiva desde el 5 de noviembre de 2017, bautizó como ‘Kitchen’.

Las pesquisas que llevan a cabo la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional, la Fiscalía Anticorrupción y el Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional ya han puesto de manifiesto que en el operativo se captó al chófer de Bárcenas como confidente, por lo que fue recompensado con fondos reservados del Ministerio del Interior. El avance de la instrucción deberá determinar si aquel dispositivo incluyó el robo de documentación comprometedora para la antigua cúpula del PP, motivo por el que el juez que instruye el caso de los Papeles de Bárcenas ha requerido a Interior que le aporte toda la documentación que conste en sus archivos sobre dicho operativo. Estos son los nombres clave y el motivo por el que están siendo investigados por el magistrado García Castellón.

  1. José Manuel Villarejo. En su última etapa como funcionario en activo, concretamente como agente encubierto adscrito a la Dirección Adjunta Operativa (DAO), el comisario Villarejo participó en el dispositivo puesto en marcha en 2013 por la Policía Nacional para intentar averiguar dónde ocultaba el dinero Luis Bárcenas, quiénes eran sus socios y cuáles eran sus testaferros. Villarejo recibía las confidencias del chófer del ex tesorero del PP y era quien le pagaba al conductor con fondos procedentes de los fondos reservados que gestionaba el Ministerio del Interior como contraprestación, al menos 48.000 euros (a razón de 2.000 euros al mes). Entre la documentación remitida por el departamento que dirige ahora Fernando Grande-Marlaska al juzgado que instruye el caso Villarejo se incluyen los recibís que le firmaba el chófer, también imputado en esta pieza separada del caso Tándem. El antiguo empleado de Bárcenas ha comparecido este martes como imputado y ha declarado a todas las preguntas que le han formulado.
  2. Sergio Ríos Esgueva. Antiguo militar, el ex conductor de la familia Bárcenas-Iglesias accedió a colaborar con la Policía tras ser contactado por Villarejo. Sergio Ríos aportó datos a los investigadores mientras Bárcenas se encontraba en prisión preventiva (desde finales de junio de 2013 a principios de 2015) y les facilitó papeles presuntamente comprometedores para la antigua cúpula del PP que habría fotocopiado aprovechando un traslado de documentos. Las fuentes consultadas por este diario consideran que la aportación del chófer, que se dirigía a Villarejo como “mi coronel”, fue irrelevante y aseguran que la única pista de interés ofrecida fue la que permitió identificar a Javier Sánchez-Lázaro como supuesto testaferro de Bárcenas. Adscrito en la actualidad a una comisaría de Madrid, el Ministerio del Interior no ha adoptado ninguna medida cautelar contra Ríos Esgueva, imputado como posible autor de delitos de robo, malversación de caudales públicos y prevaricación.
  3. Eugenio Pino. Era el Director Adjunto Operativo (DAO)número dos en la estructura organizativa del Cuerpo, por detrás del director general- cuando la Policía Nacional puso en marcha el dispositivo para tratar de obtener información sobre el patrimonio oculto de Bárcenas. Las fuentes dijeron que la información que le llegaba se la enviaba a Manuel Vázquez El fiti, entonces jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), para que éste valorara si la pista era relevante para el esclarecimiento de los hechos investigados en el marco del caso Gürtel o por el contrario debía descartarse. Pino está citado a declarar como investigado este jueves.
  4. Enrique García Castaño. Antiguo responsable de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía, el ex DAO requirió los servicios de este comisario principal para participar en dicho dispositivo, por lo que conoce detalles del trabajo realizado por el chófer. En las últimas semanas, García Castaño -conocido como El gordo en los círculos policiales- había pedido al juez del caso Villarejo que se dirigiera al Consejo de Ministros para que le dispensara de la obligación que tiene de no revelar detalles de dicho operativo al estar afectado por la ley de secretos oficiales y poder así colaborar con la investigación. El Ejecutivo de Pedro Sánchez accedió a dicha pretensión en su reunión semanal del pasado 7 de diciembre, por lo que el mando policial prestará declaración este jueves en calidad de imputado. El juez Manuel García Castellón lo investiga, al menos, como posible autor de un delito de malversación de caudales públicos.
  5. Andrés Gómez Gordo. Antiguo policía de confianza de María Dolores de Cospedal durante la etapa de ésta como presidenta de Castilla-La Mancha, el comisario Andrés Gómez Gordo -entonces inspector- también habría participado en las pesquisas que Villarejo bautizó con el nombre de Kitchen. Las fuentes han asegurado a este diario que una de las exigencias del chófer para convertirse en confidente de la Policía fue que Gómez Gordo participara en el operativo. El policía había coincidido con Sergio Ríos durante la etapa de éste como conductor de Francisco Granados cuando éste estaba al frente de la Consejería de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid.