Un miembro del jurado que el pasado sábado declaró culpable de triple asesinato a Pablo Ibar en 1994 ha trasladado al juez del caso su deseo de retractarse del veredicto de culpabilidad que emitió. además, un segundo integrante ha reconocido que adoptó la decisión tras escuchar una conversación que no debía haber oído. A las 8.35 de la mañana de ayer uno de los 12 integrantes del jurado popular se puso en contacto con el juzgado del juez Bayley para comunicar su decisión de rectificar su apoyo al veredicto de culpabilidad emitido contra Ibar. Por ello, la defensa de Ibar ha solicitado al juez que el jurado sea identificado y que se proceda a entrevistarse con él. Además, la defensa solicita que se proceda a ampliar el periodo de deliberación del caso. El juez ha convocado a las partes a una audiencia mañana por la mañana para analizar la moción.

Además, otro miembro del jurado, que pese a figurar como suplente finalmente suplió una de las dos bajas, habría reconocido que tomó la decisión de apoyar el veredicto de culpabilidad tras escuchar una conversación que no debía haber escuchado referida al historial procesal de Pablo Ibar, lo que habría incluido en su decisión.

La decisión de uno de los miembros del jurado de retractarse y de otro de reconocer que tomó la decisión tras escuchar una conversación exterior abre una posibilidad para que el caso vuelva a ser revisado, si bien parece difícil que prospere. Según se asegura desde la defensa de Ibar en este tipo de situaciones el juez puede determinar desde la anulación del veredicto hasta el mantenimiento íntegro del mismo.

En el escrito presentado por la defensa de Ibar se subraya que la decisión de retractarse se ha comunicado en el primer momento en el que ha sido posible por parte del integrante del jurado, ya que el tribunal no volvió a abrir sus puertas tras conocerse el veredicto el pasado día 19 hasta este martes por la mañana, al ser festivo en Florida el lunes. La decisión se comunicó sólo cinco después de que las dependencias del tribunal abrieran sus puertas. El tribunal notificó la decisión del jurado tanto a la defensa como a la Fiscalía, pero sin revelar la identidad de la persona.

Influencia externa «impropia»

En el escrito se recuerda que la deliberación que llevó a cabo el tribunal, tras 22 sesiones de juicio, fue breve. El jurado habría solicitado terminar la deliberación antes del viernes por la tarde al considerar que no cabía más deliberación. La entrega del veredicto se produjo sólo tras cinco minutos mas de deliberación el mismo sábado. La defensa de Ibar considera que este hecho, así como la retractación de uno de los integrantes del jurado, lleva «a la presunción razonable» de que el veredicto pueda ser jurídicamente cuestionado por haber sido el resultado de «una influencia externa impropia y/o porque el jurado no haya acatado las normas de deliberación».

En el escrito también se cuestiona al jurado suplente, que se identifica como «Sr. Black». Se detalla cómo en uno de los días del juicio reconoció, en presencia de un juez y una abogada del Tribunal de Broward County a los que escuchó hablar del ‘caso Ibar’ conocer con anterioridad la historia procesal de Ibar a la que se referían. Un conocimiento que no habría revelado durante su selección como miembro del jurado, «por lo que queda claro que el Sr.Blanck había sido expuesto a una fuente externa de influencia durante la duración del juicio». Por todo ello se reclama entrevista con el jurado suplente para determinar en qué momento  recabó la información «prejudicial ajena al proceso en curso», ya que durante el mismo no se hizo referencia alguna a las condenas anteriores de Ibar. Se solicita la anulación del veredicto y permitir que el jurado prosiga con sus deliberaciones.

No será hasta el próximo 25 de febrero cuando el juez del caso determine, junto al jurado, cuál es al sentencia que se le impone a Ibar en caso de mantenerse el veredicto de culpabilidad; cadena perpetua o condena a muerte. Por ahora, el juez ha convocado una audiencia para mañana por la mañana para tratar la moción presentada por la defensa sobre la petición para anular el veredicto tras conocer que un miembros del jurado se ha retractado y otro ha comunicado que escuchó información relevante del caso que no debería conocer.