Sueñan en silencio, casi en la intimidad. Saben que esta vez podría ser el final de la pesadilla, que en cuestión de unos días todo puede haber acabado. Quizá la realidad sea otra y ésta sea sólo una decepción más. Lo hicieron en otras ocasiones, ilusionarse, y no salió bien. Por eso la familia Ibar prefiere la cautela, esperar un poco más. El vaivén de sentimientos, de esperanzas y reveses ha sido continuo durante los últimos 24 años como para no hacerlo.

El que terminó ayer fue el enésimo juicio a Pablo Ibar. Desde de que en junio de 1994 la policía de Florida (EEUU) encontró los cuerpos de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno, y dos de sus bailarinas, Sharon Anderson y Marie Rodgers, asesinados en su casa, la vida del sobrino de Urtain -que entonces tenía 23 años- cambió para siempre. Fue detenido e ingresó en prisión. Desde entonces no ha salido de ella. En realidad, ha pasado más tiempo encarcelado que en libertad. A sus 47 años acumula 24 años entre rejas, 15 vida en el corredor de la muerte, por un delito del que siempre ha defendido que es inocente.

Han sido tres juicios y un cúmulo de vicisitudes y despropósitos los que Pablo ha tenido que pasar para llegar hasta la anulación del juicio que le condenó a muerte y la posterior repetición de la vista. El primero celebrado en mayo de 1997 fue declarado nulo por no alcanzar el jurado un veredicto de unanimidad. El segundo, iniciado dos años más tarde, contó con una defensa ejercida por un abogado acusado de maltrato a una mujer y que terminó ingresad en la misma prisión que Pablo. El tercer juicio, el celebrado en 2000, fue el que le declaró culpable y lo condenó a muerte. Las compleja y larga apelación posterior no hicieron sino prolongar aún más el calvario.

El otro acusado, Seth Peñalver, también apeló y logró que fuera puesto en cuestión todo el proceso y sus irregularidades. El logró el veredicto de no culpable que ahora ansía Pablo. Finalmente, en febrero de 2016 el Tribunal Superior de Florida declaró nulo el juicio y su condena a muerte, lo que le permitió salir del corredor de la muerte.

Ver que el mismo fiscal regresa sólo para este caso y ver su show te produce algo de terror”

El juicio que ayer concluyó comenzó el pasado 26 de noviembre y se ha prolongado durante 22 sesiones. En ellas la defensa de Ibar, integrada por cuatro abogados expertos, ha logrado no sólo poner en cuestión varios testimonios de testigos aportados por la Fiscalía sino también pruebas determinantes como el vídeo que captó el crimen en la vivienda de Sucharski y que se empleó para condenarle –y que ahora ni siquiera un perito de la Fiscalía considera que pueda acreditar que Ibar es quien aparece en él-, sino también el ADN recogido o la utilización de testigos pagados para acusarle.

Candido Ibar, junto al portavoz de la familia, Andrés Krakenberger.

Cándido Ibar, junto al portavoz de la familia, Andrés Krakenberger. EFE

El padre de Pablo, Cándido, asegura sin embargo que pese a todo y a que lo visto en el juicio debería ser suficiente para declarar la no culpabilidad de su hijo, todo está en manos de los doce miembros del tribunal. “No sé, yo ya no confío absolutamente nada en la Justicia de este condado de Florida, con las estadísticas no se puede confiar, pero pese a todo creo que estamos bien”, asegura a ‘El Independiente’ durante un receso de la última sesión del juicio esperanzado en que esta vez sea la buena. No olvida que el Fiscal que acusa a Pablo, Chuck Morton, es el mismo que ya lo hizo en 2000 y que ahora ha regresado para la repetición del juicio; “es muy bueno, no ha perdido ningún caso en 18 años”. Cree además que cuenta con el apoyo del juez, Raaj Singhal, que se ha mostrado más “favorable” a algunas de sus reclamaciones que de las de la defensa.

Pregunta.- Tras la más de una veintena de sesiones, ¿cuál es la sensación y el balance que hacen del desarrollo del juicio?

Respuesta.- El juicio creo que ha estado muy bien, a nuestro favor, desde luego. Incluso con los testigos de la Fiscalía. Pero ahora se debe pesar a los argumentos ante el jurado. El Fiscal es una estrella y no ha perdido nada en 18 años. Él es muy bueno haciendo el show, explicando y demás, lo pone todo en grande a su favor, claro. Es muy bueno, eso hay que reconocerlo. A algunos les han sorprendido, a mí no, ya lo conocía  de tres juicios.

P.- Sus actuales abogados han logrado desacreditar algunas pruebas y testimonio. ¿Diría que este juicio ha sido muy distinto a los dos anteriores?

R.- No se pueden comparar los juicios anteriores a este. Nuestros abogados ahora son de categoría. Han demostrado y nos han enseñado cómo se deben hacer las cosas y qué evidencias valen y cuáles no. Ha sido totalmente diferente. También la Fiscalía sabía a lo que le venía, a lo que se enfrentaría con ellos. Por eso sólo ha traído un testigo y todos los demás han sido profesionales, policías o expertos. No ha traído testigos, personas normales como hizo antes. ¿Por qué? Pues porque estos abogados saben preguntar y hacer las cosas y si traen testigos medio engañados le dan la vuelta. Creo que nuestros abogados han dado la vuelta a todo pero eso no necesariamente quiere decir que vayamos a ganar, pero por lo menos estamos bien, animados.

P.- ¿Son más optimistas de que esta vez quedará probada la inocencia de Pablo?

R.- No hay ni comparación. Pero tenemos que tener claro que son los doce jurados los que dan el veredicto y eso es difícil, que los doce estén de acuerdo. Siempre puede haber uno que tire a un lado y otro a otro, que uno crea a la fiscalía, al sistema judicial, etc. Pero tenemos claro que las evidencias que ellos aportaban se han rebatido bien.

P.- ¿Cómo ha vivido Pablo el proceso?, ¿han podido hablar con él?

R.- Hemos hablado con él por teléfono pero poco tiempo. Está bien, lo ha vivido con calma, él no se inmuta. Está en su sitio, serio, y sin ningún cambio.

No confío absolutamente nada en la Justicia de EEUU y en especial la de este condado de Florida”

P.- ¿Está más confiado en que esta vez pueda ir bien después de tantos reveses…?

R.- Esa es la parte dura. Después de tantos años y ver que el mismo fiscal vuelve sólo para este caso y ver el show que está haciendo siempre te da algo de terror. Además, el juez está a su lado, al lado del fiscal, pero creo que los abogados han hecho un buen trabajo, sólo queda esperar el resultado.

P.- Dice que el juez está al lado del Fiscal, ¿por qué?

R.- Porque ha sido así. Desde la elección del jurado. Si esto sale mal van a apelar contra el juez por las cosas que no ha permitido. Los abogados tienen una lista de cosas que no ha permitido para ir contra él. El juez tiene que ser imparcial y no ha sido imparcial, sobre todo en la elección del jurado y en el tratamiento de varios testigos. Delante del jurado, por ejemplo, no nos dejó sacar varias evidencias que son falsas.

Si sale todo como esperamos, saldrá, le darán el pasaporte y nos iremos a España a dar las gracias”

P.- ¿Sigue confiando en la Justicia de los EEUU?

R.- La verdad es que no confío absolutamente nada, sobre todo en la Justicia de este condado de Florida (Broward). Con las estadísticas que tiene no se pude confiar mucho, pero aún así, creo que estamos bien.

P.- Esperanzados en que pueda salir por fin en libertad, ¿Han pensado qué harán si Pablo sale de la cárcel? ¿Saldrán de EEUU?

R.- Es difícil hacer planes. Primero tiene que salir y sabemos que si es así habrá que ir a España a dar gracias. Pero no podemos pensar en todo eso si aún está dentro. Si sale, como espero, se le dará el pasaporte e iremos a España en unos días.