Quim Torra abandonará la Generalitat si llega a la conclusión de que no puede hacer efectiva la independencia. Así lo ha asegurado en una larga entrevista en RAC1, en la que también ha reconocido que no sabe cómo denominar como un espacio “difícil de definir” a los herederos de Convergencia agrupados entorno al PDeCat, JxCat y la Crida, o el desconcierto que producen la peleas entre independentistas.

“Si yo llegara a la conclusión de que no puedo llevar a este país a la independencia, yo me marcharía” ha asegurado el presidente catalán, quien ha afirmado además que sigue confiando en la investidura telemática de Carles Puigdemont.

El presidente catalán ha asegurado, en este contexto, que no repetirá como candidato a la presidencia de la Generalitat en unas futuras elecciones autonómicas, y ha evitado reconocer que “estamos peor” tras la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre de 2017. Ha anunciado, eso sí, que acudirá a alguna de las sesiones del juicio oral a los líderes del 1-O en el Tribunal Supremo “como el conseller Aragonés irá cuando declara Oriol Junqueras”, ha concluido.

En independentismo parece a veces la Rue del Percebe, 13 reconoce Torra en referencia a las peleas entre partidos

Torra no ha esquivado las constantes peleas en el seno del bloque independentista, del que ha reconocido que “a veces parecen la Rue del Percebe, 13″. Así, ha apuntado que en el proceso independentista “hemos tenido momentos álgidos y bajos, tenemos dificultades muy a menudo para ponernos de acuerdo, y ha reconocido que “el Estado español no me da miedo, cualquier amenaza lo tenemos superado, lo que me aterra es la incapacidad de ponernos de acuerdo”.

Las peleas entre “Esquerra y el otro sector” ha llegado a afirmar Torra, aceptando así la “dificultad” para definir el antiguo espacio convergente, dividido entre fieles al PDeCat, el grupo de JxCat con el que se presentaron a las elecciones y la Crida, el nuevo partido impulsado por él mismo, Carles Puigdemont y Jordi Sánchez.

Una situación en la que él se ha erigido como el “superglu” del independentismo, asegurando que desde la presidencia de la Generalitat “intento ser el superglu para encontrar la unidad mínima imprescindible” en las filas soberanistas.

Reunion Calvo-Aragonés en Barcelona

Respecto a las negociaciones con el ejecutivo español, Torra ha apuntado que el Govern intenta que el Gobierno de Pedro Sánchez acepte una mesa de negociación para abordar la autodeterminación con la presencia de algún observador internacional, y espera que tras el encuentro de este viernes en Barcelona entre Carmen Calvo, Pere Aragonés y Elsa Artadi se sepa “algo más” sobre la iniciativa. Pero ha recriminado al PSOE su falta de voluntad de diálogo: “Somos los únicos que, cuando vamos a reuniones con el Gobierno español, vamos con papeles y el Gobierno español, con una hoja en blanco”.

Así, ha detallado que los 21 puntos que planteó a Sánchez en su reunión el pasado 20 de diciembre versaban en torno a la regeneración democrática y a la “desfranquización” de España y ha destacado como ejemplo la posibilidad de “hacer un cordón sanitario contra la ultraderecha” o “acabar con los residuos franquistas” en las instituciones estatales, además de incluir la autodeterminación de Cataluña, pero que no los pudieron abordar a fondo.

“Dialogar no es llegar a una sala, sentarse en un sofá y que te cambien las poinsetias. Es coger papel y bolígrafo y comenzar a trabajar”, ha sentenciado el presidente catalán.

Ha asegurado que más de 2,3 millones de catalanes participaron en el referéndum del 1 de octubre de 2017 y ha propuesto negociar con el Gobierno una salida a estos resultados: “Intercambiemos esta situación que tenemos por un referéndum pactado homologado internacionalmente”.

También ha defendido que ERC y PDeCAT apoyaran la moción de censura del PSOE contra el anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “que es el que impone el 155”, pero ha criticado que el cambio en La Moncloa no ha supuesto un avance para el soberanismo.

“¿Ha parado la represión? La razia de Girona de la semana pasada, ¿ya ha dimitido la señora Cunillera? ¿Ha dado explicaciones? No”, ha reprochado a la delegada del Gobierno en Cataluña tras las detenciones del pasado miércoles en varias localidades de la provincia.