Con 31 años era el primer alcalde de Fuenlabrada de la Democracia. Con 35, consejero madrileño de Educación con Joaquín Leguina. Diputado nacional en varias legislaturas, sempiterno representante de la corriente Izquierda Socialista, Manuel De la Rocha Rubí (1947) competirá a sus 71 años en las primarias del PSOE al Ayuntamiento de Madrid con el sorprendente Pepu Hernández, ex seleccionador nacional de baloncesto, entrenador campeón del mundo y candidato oficial de Pedro Sánchez.

Situado más a la izquierda que su hijo (jefe de la Oficina Económica de Moncloa), De la Rocha padre mantiene una salud de hierro, circula en moto y tira de bicicleta de carretera para engullir kilómetros por la sierra. «Hace dos semanas salí a pedalear, cogí frío y me quedé afónico. Durante la campaña tendré que hacer rodillo», sopesa.

No he hablado de dedazo. Algún periodista lo ha puesto en mi boca. No va conmigo»

La candidatura de Hernández ha sentado mal entre una parte del PSOE que desconfía de los paracaidistas. Y el miércoles por la mañana las agencias recogen críticas del ex regidor fuenlabreño al «dedazo» del presidente del Gobierno. «Yo no he hablado de dedazo ni he dicho que Pepu no se pueda presentar. Algún colega suyo periodista ha puesto en mi boca esa expresión que yo no utilizo y que no va con mi cultura», protesta. «Primero, me parece positivo que tengamos candidato y que vaya a participar en un proceso en el que participo yo también. Segundo, creo que soy un buen candidato, con experiencia política, con experiencia en la gestión y con una concepción de que la política de izquierdas no puede basarse en proyectos personales sino colectivos».

Para el veterano socialista, que conoce desde hace muchos años a la regidora Manuela Carmena, la designación de Ferraz es un «mal mensaje para la gente y los militantes». «Recelo de esa idea de que los mejores candidatos son independientes, los que aportan frescura. Como si los que llevamos muchos años militando en el partido socialista no pintásemos nada», lamenta. «Yo apuesto por los politicos», insiste. «Algunos serán unos golfos, pero la mayoría no. Y en el PSOE tenemos mucha mujer y mucho hombre político».

Apuesto por los políticos. Parece que los viejos militantes ya no pintamos nada»

¿No está ya llena acaso la política madrileña de independientes, como Carmena o Ángel Gabilondo [quien salvara los muebles para el PSOE en las autonómicas de 2015]? «Carmena se presentaba al frente de una candidatura de varios partidos, algunos muy jóvenes y sin propuesta concreta. Tiene una trayectoria reconocida. En el PSOE, sin embargo, hay demasiados proyectos personales. Es innegable que Ángel Gabilondo, independiente desde hace muchos años, tiene un compromiso político claro con el socialismo. Pero esa proliferación de independientes no me parece buen mensaje para los militantes».

De la Rocha, en la Gran Vía recientemente reformada.

De la Rocha, en la Gran Vía recientemente reformada. GIULIO M. PIANTADOSI

¿Se integraría en el equipo de Pepu Hernández? «Yo soy candidato y mi batalla es esa, no otra». ¿Y si De la Rocha da la sorpresa -no sería la primera vez que ocurre en el socialismo madrileño-? «Yo no tendría ningún inconveniente en incorporar a Pepu y a gente de su equipo, con experiencia en campos como por ejemplo el Deporte».

Es chocante que haya independientes pero que no puedan hacerse primarias abiertas»

Al ex consejero de Educación de 1983 a 1985 le choca que puedan concurrir personas no afiliadas pero que no pueda votar cualquiera. «Lamentablemente no pueden votar los no afiliados. Soy partidario de unas primarias abiertas como en las grandes ciudades europeas, de abrir las primarias a los simpatizantes más allá de los 5.000 afiliados en Madrid».

«No conozco a Pepu, espero conocerlo pronto». Y dedica buenas palabras al ex seleccionador. «Vamos a ser competidores leales y fraternales. Espero tener una relación cordial y positiva con él». ¿Se equivoca Pedro Sánchez al tirar de outsiders? En la cultura política del partido los dirigentes los eligen los militantes. No hay candidatos de primera y de quinta. Todos los que consigamos los avales somos igual de válidos. El partido debe ser neutral y garantizar la igualdad de armas».

Carmena, «vicealcaldesa»

Habían sonado varios nombres para las primarias, de momento todos ellos descartados. Pilar Llop, Reyes Maroto, Cristina Narbona… «Puede haber más mujeres. De momento solo somos dos, y no está cerrado el plazo. «Lo repetiré cuantas veces haga falta: si se hubiera presentado Narbona yo me habría retirado. Pero ella ha preferido no hacerlo».

De la Rocha defiende un Madrid «poliédrico». Por eso respalda Madrid Central («una propuesta del PSOE presentada en 2016») y fustiga la solución temporal de colocar semáforos en la A-5, Carretera de Extremadura, emplazados para calmar el tráfico. «Madrid tiene que buscar el reequilibrio entre norte y sur. De momento todo se queda en el norte. Tenemos que tener una visión de metrópoli, no quedarnos en la ciudad porque mucha gente viene del gran sur a trabajar a la capital». Carga contra la Operación Chamartín («el adjudicatario inicial era Argentaria, que era un banco público»), defiende la edificabilidad propuesta por el Ayuntamiento de Madrid en 2016 (4.500 viviendas) frente al acuerdo actual (11.000) y promete más competencia entre promotores y más vivienda social en el área afectada «si la tramitación continúa tras las elecciones».

¿Cómo valora la gestión de Carmena? «Creo, sinceramente, que ha sido manifiestamente mejorable. Yo tengo muy buena relación con ella. Yo afirmo que si soy alcalde, Carmena será una estupenda vicealcaldesa».