«¿Por qué tenemos que resignarnos los catalanes a tener menos derechos que los escoceses?». El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha intentado defender hoy sus argumentos en favor de la independencia con dos ejes. «La democracia está por encima de las leyes» y Escocia es un precedente válido para Cataluña. Unos argumentos que no han convencido en la entrevista concedida a Onda Cero coincidiendo con la segunda sesión del juicio a los líderes del 1-O.

Torra ha insistido en las tesis que defienden también sus antecesores que están siendo juzgados por el Tribunal Supremo, asegurando que se trata de una causa «contra una ideología». Y ha acusado a Pedro Sánchez de haber sido él quien se levantó de la mesa de negociación por «miedo a la convocatoria fascista» del pasado domingo en la Plaza Colón de Madrid.

Yo antepongo la democracia a cualquier ley» asegura Torra

«Yo antepongo la democracia a cualquier ley, el voto a cualquier imposición» ha asegurado el presidente de la Generalitat, que se ha preguntado «cómo va a gobernar contra los pueblos de España» y ha reclamado insistentemente que se permita un referéndum de autodeterminación de Cataluña.

Torra ha intentado explicar, en este contexto, que parte «de un concepto de estado multinacional en el que las distintas naciones de España tienen unos derechos» y ha negado que el conjunto de los españoles tengan «ningún derecho» a limitar el «derecho a la autodeterminación» de Cataluña. Se ha remitido como referentes a los casos de Escocia y Quebec, y ha rechazado que las diferencias constitucionales entre España y Gran Bretaña sean determinantes porque, para él, «la voluntad democrática» de los catalanes está por encima de la legalidad.

De hecho, ha llegado a advertir que «quien tiene un problema con la legalidad es España no nosotros» y si «el derecho de autodeterminación no cabe en la Constitución, el problema lo tiene la Constitución». Eso sí, ha reconocido abiertamente que no cuenta con mayoría suficiente para promover una reforma constitucional -porque «somos una minoría dentro del Estado español»- y ha reclamado al Gobierno «que tenga el valor de afrontar problema».

Negociaciones con el PSOE

Respecto a las negociaciones con el Gobierno de Pedro Sánchez, Torra ha asegurado que el presidente del Gobierno se comprometió a estudiar los 21 puntos del documento que le trasladó en la reunión celebrada el pasado 20 de diciembre en Pedralbes y ha lamentado que ha sido el PSOE el que se ha levantado de la mesa.

«Desde el viernes» no ha habido contactos con Carmen Calvo y Pedro Sánchez. «Son ellos los que no hablan con nosotros» ha insistido, «nosotros estamos atornillados a la silla de diálogo, quien tiene que saber por qué cambia, si es por miedo a la convocatoria fascista del domingo o a la vieja y rancia  guardia» que a su juicio ejemplifican el ministro Josep Borrell y algunos barones, es Sánchez.

El presidente catalán se ha lamentado de que, pese a su compromiso de estudiar esos 21 puntos, «Sánchez no nos ha planteado nada, de ahí viene el desencuentro» y ha reclamado «poner sobre un papel» lo que según la Generalitat se ha comprometido a estudiar el Gobierno en sus reuniones.