La alcaldesa de Madrid y cabeza visible de la plataforma Más Madrid ciudad, Manuela Carmena, ha apelado a la solidaridad como base para hacer ciudad, ha afirmado que estos cuatro años en el Ayuntamiento han valido la pena para conseguir acabar con un Madrid que no gustaba y que se trata de «gobernar para todos». En un todo irónico ha llamado simbólicamente a «llenar Madrid de Magdalenas» en referencia al modo en que se fraguó su pacto con el líder de Podemos, e incluso a bromeado con la posibilidad de un partido denominado «Más Magadalenas«.

Carmena ha llegado a La Nave de Villaverde con Íñigo Errejón, al frente de Más Madrid Comunidad, a las 12 horas y con un aforo de unas 2.000 personas prácticamente completo. A ritmo del ‘Respect’ y con una enorme ovación, la alcaldesa ha subido al escenario con su silla de ruedas, empujada por la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, para explicar que ella tomó la decisión de volver a concurrir a unas elecciones por el apoyo de sus compañeros en el Ayuntamiento y siempre que hubiera una plataforma como la que hoy se ha presentado.

Se trata de conseguir «gobernar para todos». «Gobernar para todos, no sólo para los míos. ¿A qué tú lo compartes, Íñigo?», ha preguntado la alcaldesa a Errejón.

A preguntas de un vecino a través de un vídeo enviado por redes sociales, ha expuesto que los periodistas le preguntaban que por qué ponían en marcha Madrid Central al final de la legislatura, no al principio, por su potencial coste electoral. «Cuando en política se hace lo que se debe no se miran los votos. Se hace lo que hay que hacer», ha señalado.

La regidora ha reafirmado que hasta el último día que sea alcaldesa seguirá «haciendo lo que deba hacer» y ha marcado distancias con esos modelos para los que «perder unas elecciones parece como un ERE y se tienen que ir a casa porque parece que no tienen donde caerse muertos».

Carmena ha abogado por dedicar un tiempo a lo público sin entender la política como una «carrera interesada» porque, de lo contrario, «la política se pervierte y se deja perder la democracia, que hay que cuidarla hasta el final».

Errejón, en lucha contra los pisos turísticos

Errejón, por su parte, quiere acabar con la «barra libre de los pisos turísticos» y ha afirmado que «lo que rompe España son los sueldos de miseria y los alquileres impagables». El candidato de Más Madrid a la Comunidad ha destacado que el 40 por ciento de los sueldos se va a pagar la vivienda y que hay que hacer de ella un auténtico derecho social.

Para eso hay que poner fin a «la barra libre de las viviendas de uso turístico» sin que esto suponga declarar la guerra al turismo. «Cuando las ciudades se conviertan en parques temáicos ya no vendrán los turistas», ha argumentado. El candidato a la Presidencia autonómica ha abogado por el comercio de proximidad, por aumentar el número de inspectores y por aumentar la dotación de pisos públicos en alquiler social «después de que la exalcaldesa Ana Botella se los regalara a un fondo buitre» en una operación en la que participó uno de sus hijos, con «interés financiero» en la venta.

Errejón apoya, la intención de que los municipios sumen una nueva competencia, la de fijar un precio máximo en los barrios más tensionados. «Desde junio van a poder», ha asegurado. También ha avanzado que copiará una idea del Ayuntamiento de Madrid, acordar con los tenedores de los pisos vacíos para estimular que salgan al mercado. La Administración los rehabilitará y los alquilará durante cinco o siete años en un mercado que verá como los precios empiezan a bajar con medidas de este tipo.