El Partido Popular del País Vasco ha solicitado al Vaticano que impulse una «investigación con garantías» en relación a los abusos denunciados por ex alumnos del colegio de los Salesianos en Bilbao y que acumula ya una treintena de denuncias contra uno de sus ex profesores. La secretaria general de los populares vascos ha remitido una carta al secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Pietro Parolin, en la que le detalla los hechos denunciados por ex alumnos del centro y que apuntarían hacia uno de los profesores, conocido como ‘Don Chemi’, que habría abusado de alumnos de entre 6 y 10 años durante el periodo 1975 a 1990, según las denuncias presentadas ante la Ertzaintza, la Guardia Civil y los Mossos de Esquadra.

Fernández comienza su misiva presentándose como representante de una formación con una «amplia base de militantes católicos» que confían en la Iglesia como «un ejemplo de compromiso con el prójimo» por lo que reconoce que se siente en el «deber moral» de informarle de los hechos denunciados en el centro educativo situado en la capital vizcaína. Insta al cardenal a investigar lo ocurrido ya que los hechos relatados por las víctimas de los abusos «evidencian el brutal tormento al que se han visto sometidas». Fernández añade que lo escuchado hasta ahora «encoge el alma, más aún la de quienes somos madres de niños pequeños».

Por todo ello, la número dos del PP vasco solicita al cardenal Parolin que medie para que el Vaticano ponga en marcha, a través de la preceptura de la Congregación para la Doctrina de la Fe una investigación con garantías que dilucide qué sucedió en el colegio Salesianos de Deusto entre 1975 y 1990. Solicita que en la investigación se pueda determinar no sólo cuántos menores sufrieron abusos sexuales y en las circunstancias en las que ocurrieron, sino también «el grado de responsabilidad del agresor y de responsables del centro, qué responsables o miembros del centro tuvieron conocimiento de estos execrables crímenes y no lo denunciaron a las autoridades». Una investigación que debería incluís además mecanismos de prevención «para que nunca un niño pueda volver a sufrir abusos sexuales de cualquier tipo o que cualquier abuso pueda quedar impune».  

«La verdad no debe prescribir»

Fernández relata en el escrito remitido al Secretario de Estado del Vaticano cómo el profesor denunciado habría abusado o violado, según los testimoni0o de las víctimas, a niños de entre 6 y 10 años «que se veían atrapados por su agresor en el salón de actos del colegio, en el despacho o el dormitorio del profesor y en el campamento de verano del colegio». Fernández le informa de que el centro de la Congregación Salesiana ha reconocido que en 1989 tuvo conocimiento de dos casos y que meses después el profesor acusado abandonó el colegio y la orden, «la congregación reconoció que la reacción fue insuficiente y ha pedido perdón por no haber actuado con la diligencia debida».

La secretaria general del PP vasco considera que el pronunciamiento del colegio «no basta» ya que como han exigido las víctimas «ansían la verdad» y ésta debe esclarecerse: «Muchos han renunciado a la reparación o a la justicia porque los hechos denunciados pueden haber prescrito, pero alertan de que la verdad no debe prescribir. Y tienen razón».

La Congregación para la Doctrina del a Fe ya investigó otro caso de abusos registrados en el País Vasco en el Colegio Gaztelueta de Leioa. Un caso que suscitó la implicación directa del propio Papa Francisco, quien remitió una carta a la víctima interesándose por su caso. La investigación llevada a cabo en este caso concluyó asegurando que no se pudo acreditar ninguna actitud inapropiada por parte del profesor denunciado. Sin embargo, poco después, la Audiencia Provincial de Bizkaia lo condenó a 11 años de prisión por abusos sexuales continuados contra el alumno que tenía entre 1 y 12 años en el momento de ocurrir los hechos. El caso está pendiente de la resolución de los recursos presentados tanto por la defensa como por la acusación.