El presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, ha defendido este lunes en el juicio del procés que una parte de la sociedad catalana “no renunciará nunca” a expresar su voluntad para “decidir su futuro” en un referéndum: “Tengan presente que volveremos a votar”.

Torrent, que ha declarado como testigo en el Tribunal Supremo, comenzó su comparecencia señalando que es una “grave distorsión” que el partido de extrema derecha Vox esté personado como acusación en este procedimiento y que los 12 líderes independentistas estén sentados en el banquillo de los acusados. Asimismo, ha lamentado ante la Sala que preside Manuel Marchena, que la decisión del juez Pablo Llarena de suspender cautelarmente de sus funciones a los diputados procesados por rebelión que se encuentran en prisión preventiva ha alterado el funcionamiento de la Cámara catalana.

Torrent comenzó su intervención criticando la personación de Vox en el ‘procés’ y lamentando la suspensión cautelar de funciones de los ex diputados presos

El testigo, que se ha presentado como “independentista” desde que tiene “conciencia política”, ha insistido en que el conflicto catalán “sólo se resolverá mediante referéndum” mientras ha añadido que si lo que se juzgar es votar en el referéndum ilegal del 1-O tendrían que ser “miles” las personas que tendrían que estar encausadas por el Alto Tribunal.

Roger Torrent ha defendido la actuación de su antecesora en el cargo –Carme Forcadell, procesada por rebelión– al admitir a trámite los días 6 y 7 de septiembre de 2017 las conocidas como leyes de desconexión, con las que se intentó dar apariencia legal al referéndum y caminar hacia la constitución de la república. En su opinión, Forcadell “no podía hacer otra cosa” que admitir las iniciativas legislativas, dado que de lo contrario habría censurado la “libertad de expresión” de los partidos. “Yo hubiera hecho lo mismo, proteger el parlamentarismo y los derechos parlamentarios”, ha enfatizado.

Las leyes de desconexión, simbólicas

Cuando el abogado de Vox le ha preguntado si sigue pensando que la ex president del Parlament debió seguir admitiendo a trámite las citadas iniciativas tras el informe negativo emitido por los servicios jurídicos de la Cámara, Torrent ha defendido que la Mesa “no entra a valorar el fondo de las propuestas” y ha recordado que dicho dictamen “no esta vinculante”.

El testigo se ha mostrado huidizo a la hora de responder si la finalidad de las leyes del referéndum y de transitoriedad jurídica era propiciar la independencia de una parte del territorio español, como le ha preguntado el letrado de la acusación popular. Roger Torrent ha respondido que eran “instrumentos” para que los catalanes pudieran “votar y decidir libremente su futuro”. Y ha añadió: “No ha cambiado ni cambiará”.

Durante su intervención, Roger Torrent hizo una férrea defensa de su antecesora en el cargo, la acusada Carme Forcadell

Al ser preguntado por las leyes de desconexión aprobadas por el Parlament, Torrent ha señalado que «la ley de transitoriedad buscaba una solución al conflicto entre el Gobierno catalán y español, también desde una perspectiva multilateral, con Europa y buscaba una seguridad para el conjunto de la ciudadanía y las instituciones».  No obstante, el presidente de la Cámara catalana ha subrayado que dicha ley “nunca se hizo efectiva ni tuvo efectos jurídicos”.

La comparecencia del testigo ha finalizado con la reprimenda el presidente del tribunal, Manuel Marchena, a las defensas de varios líderes independentistas. En concreto, el magistrado ha cortado en seco las preguntas que el letrado de Oriol Junqueras y Raül Romeva, Andreu Van der Eyden, por tratar de preguntar al presidente del Parlament por los actos del 20-S y el 1-O en vez de por cuestiones relativas a su papel parlamentario. Marchena ha señalado a Van der Eyden y los letrados Jordi Pina y Marina Roig que la pertinencia de la prueba la valora la Sala y dichas preguntas son “impertinentes”. «No entre en debate conmigo sobre el alcance de la tutela judicial» llegó a decirle el presidente del tribunal al letrado de ERC.

 

El testimonio de la Mesa del Parlament 

El vicepresidente segundo del Parlament de Cataluña, José María Espejo Saavedra (Ciudadanos), y el secretario segundo de la Mesa del PSC, David Pérez, han declarado este lunes en el juicio que este órgano tenía «la obligación» de inadmitir a trámite aquellas resoluciones de ley del ‘procés’ que habían sido anuladas por el Tribunal Constitucional. Estos testimonios contradicen la tesis de la expresidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, que se enfrenta a 17 años de prisión por un delito de rebelión.

En la misma línea argumental, el que fuera ex letrado mayor del Parlament Antonio Bayona ha señalado que advirtieron a la Mesa de que incurrirían en responsabilidades penales si admitían la Ley del Referéndum.

Por otro lado, el secretario general del Parlament Xavier Muro –que pidió al tribunal que no se exhibiera su imagen- también sostuvo que se hicieron distintas advertencias para que no se incumplieran las resoluciones dictadas por el guardián de la Constitución.