Política El ex número 2 de Interior declara en el juicio del 'procés'

"En todos los países del mundo la Policía está legitimada para usar la fuerza"

Nieto declara que los independentistas "intentan hacernos ver que la fuerza ejercida por quienes no pueden usarla está bien y la ejercida por quienes pueden usarla está mal. Y eso no se lo puedo admitir".

logo
"En todos los países del mundo la Policía está legitimada para usar la fuerza"
José Antonio Nieto, ex secretario de Estado de Seguridad, durante su declaración este lunes en el Tribunal Supremo.

José Antonio Nieto, ex secretario de Estado de Seguridad, durante su declaración este lunes en el Tribunal Supremo.

Resumen:

El ex número dos del Ministerio de Interior, José Antonio Nieto, ha señalado este lunes en el juicio del ‘procés’ del Tribunal Supremo que él “propuso” el dispositivo policial desplegado en Cataluña con motivo de la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre. El testigo ha puesto de manifiesto que contó con el apoyo del ministro Juan Ignacio Zoido. «Conté con el apoyo del ministro del Interior y otros ministerios que tenían que colaborar en ello», sostuvo Nieto que asumió la responsabilidad sobre la decisión política de enviar a policías y guardias civiles como apoyo a los Mossos d’Esquadra para frenar el 1-O.

El ex secretario de Estado de Seguridad ha defendido que no hubo «cargas policiales» en Cataluña sino «uso legítimo de la fuerza» por parte de la Policía y Guardia Civil el 1-O: «No hay ninguna actuación de ese tipo que podamos denominar carga policial», explicó Nieto, quien resaltó que hubo un «equilibrio» en la actuación de los agentes y un «uso proporcional de la fuerza».

A diferencia del ex ministro Zoido, que pese a ser el máximo responsable de Interior eludió hacer referencia al uso legítimo de la fuerza de los Cuerpos de Seguridad del Estado ante el tribunal que preside el magistrado Manuel Marchena, Nieto ha subrayado que la Policía «en cualquier país del mundo» puede ejercer de forma «legítima» el uso de la fuerza.

No me consta que los Mossos requisaran material del 1-O y he hecho un esfuerzo porque me conste», declara el ex secretario de Estado de Seguridad

A preguntas del letrado Andreu van der Eyden, el testigo ha puesto énfasis en que «en todos los países del mundo la Policía está legitimada para usar la fuerza. Usted y yo no podemos usarla». Asimismo, el ex número dos de Interior recalcó que «ustedes intentan hacernos ver que la fuerza ejercida por quienes no pueden usarla está bien y la ejercida por quienes pueden usarla está mal. Y eso no se lo puedo admitir», al tiempo que ha negado haber recibido ninguna orden durante la tarde del 1-O para que cesara la actuación policial en los centros de votación.

Por otro lado, el actual portavoz del PP en el Parlamento andaluz ha enmarcado la decisión de enviar los efectivos de Policía Nacional y Guardia Civil en la aprobación, el 6 y 7 de septiembre de 2017, de las leyes de desconexión en el Parlament. «Ahí se pasó de un plano teórico al plano real», añadió.

Nieto ha defendido que en ninguna de las reuniones previas llegó a conocer el detalle del dispositivo policial que los Mossos habían diseñado para el 1-O y ha recordado que en una de las reuniones preparatorias -el testigo la ha situado el 21 o 22 de septiembre- Trapero llegó a presentar un borrador de plan de actuación que fue rechazado tanto por el fiscal como por el coronel Diego Pérez de los Cobos, por ser insuficiente el número de agentes previstos y por el perfil de aquéllos.

Nieto dice que el dispositivo de los Mossos el 1-O se pareció «muchísimo» al del borrador que le tumbó el fiscal al mayor Trapero

El ex secretario de Estado ha precisado que el entonces mayor de los Mossos se comprometió a rehacerlo, de lo que nunca llegó a tener constancia. «El plan del 1-O se pareció muchísimo al de ese borrador», ha afeado José Antonio Nieto. Éste no tiene dudas de que el operativo de la Policía Autonómica fue «claramente insuficiente» e «ineficaz» y que provocó «el peor de los escenarios posibles».

A preguntas del fiscal Javier Zaragoza, Nieto ha explicado que “la percepción que tenía la Generalitat era absolutamente distinta a la nuestra”, en referencia a la consulta ilegal. El testigo ha manifestado que el ex conseller de Interior Joaquim Forn “decía que no se reconocía la interpretación legal en la que se amparaba la orden, que no era necesario porque la capacidad de los Mossos era suficiente». «Me informaron de que la Guardia Civil pidió apoyo a los Mossos y que hubo respuestas contradictorias por parte de ellos», afirmó.

La Junta de Seguridad, «surrealista»

Gran parte del interrogatorio que el Ministerio Público ha realizado a José Antonio Nieto se ha centrado en las reuniones que mantuvieron Generalitat y el Gobierno central encaminadas a impedir la convocatoria ilegal del 1-O. En este sentido, el ex número dos de Interior ha puesto en conocimiento del Alto Tribunal el «surrealismo» de las mismas, ya que los convocantes del referéndum estaban sentados en esa misma mesa de reunión.

Asimismo, ha recalcado que “en las primeras reuniones de coordinación» asistía el entonces mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, con «actitud de poca colaboración o de no asumir que fuera necesaria la colaboración y a partir del 24 de septiembre”.

Además, el ex secretario de Estado de Seguridad afirmó que el coordinador de seguridad nombrado por la Fiscalía Superior de Cataluña, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos –que testifica este martes en la vista oral– “fue recibido mal” por los mandos de los Mossos. “Tengo conocimiento verbal, así me lo trasladó Pérez de los Cobos, de que el mayor Trapero manifestó verbalmente que no estaba de acuerdo con la designación, y luego hubo un recurso contencioso contra la designación que fue inadmitido. Tengo constancia de que no se admitió de buen grado. No tengo constancia por parte de los Mossos que tuvieran el más mínimo interés en coordinarse, ya no digo entusiasmo, en coordinarse para concretar y buscar esa colaboración. La actitud de la dirección de los Mossos fue muy reacia a formar parte de esa coordinación y a ejercerla”.

Decían que había que mantener la convivencia pacífica y que la presencia policial podía provocar choques, que no actuáramos», declara Nieto en referencia a la reunión con Puigdemont y Forn

Por otro lado, Nieto ha afirmado que en la reunión de la Junta de Seguridad pidió al ex presidente Carles Puigdemont que desconvocara el 1-O. «¿Les advirtieron de que podía haber choques violentos?», le interpeló Zaragoza. «Fue peor, porque como nos decían que había que mantener la convivencia pacífica y la presencia policial podía provocar choques nos pedían que no actuáramos. Les dijimos que esos choques podían ser reales. Pero había una legalidad paralela, una realidad paralela y el relato les funcionó. Se llegó a un punto en el que lo normal, que hubiera sido que la Policía actuara para evitar un delito y los ciudadanos lo acataran, en este caso a los que se veía que estaban haciendo algo mal era a la Policía que trataba de que se cumpliera la legalidad».

El papel de los Mossos

Sobre el papel de los Mossos, el ex número dos de Interior ha sido rotundo y durísimo: «No me consta que requisaran (material del 1-O) y he hecho un esfuerzo para que me conste. No me consta ninguna actuación de cierre de colegios o de incautación de material electoral». A preguntas del fiscal Javier Zaragoza subrayó que los Mossos «no llevaron a cabo ninguna actuación» para evitar el 1-O «al menos en los días previos». «Fueron insuficientes, ineficaces e inoperativos», recalcó el testigo sobre el papel desempeñado por la policía autonómica catalana a la par que denunció que «existía una organización premeditada que tenía como objetivo impedir la retirada de las urnas».

«No tengo constancia de que los Mossos en ningún momento mostraron el más mínimo interés en orden de evitar el referéndum. Desde que comenzó esa tarea de concretar y buscar esa acción la actitud de la dirección de los Mossos fue muy reacia a formar parte de esa coordinación», enfatizó.

De igual manera, José Antonio Nieto dijo estar «convencido» -lo repitió hasta en dos ocasiones- de que si los Mossos de «forma clara y evidente hubieran manifestado su voluntad de cumplir el mandato judicial, el referéndum no se hubiese celebrado, estoy convencido de que se habría desconvocado».